Reforma del sistema electoral l KBS WORLD Radio
Menú principal Ver contenido

Reforma del sistema electoral

#Noticias Plus l 2018-08-09

Noticias

ⓒYONHAP News

El nuevo líder del Partido Democracia y Paz, Chung Dong Young, se reunió con la presidenta del oficialista The Minjoo, Choo Mi Ae, y al dirigente del conservador Libertad Corea, Kim Byong Joon. La ocasión la aprovechó para enfatizar especialmente la reforma electoral, ¿verdad?


Así es. En realidad, la reforma electoral es un tema que interesa a muchos en la política surcoreana desde hace ya bastante tiempo. Sin embargo, por mucho que se aluda a ella, la reforma electoral es una tarea difícil dados los diferentes y a menudo contradictorios intereses de los partidos. Aún así, son cada vez más fuertes las voces que piden cambiar el sistema electoral, máxime porque a estas alturas ya es del conocimiento de muchos -incluso de ciudadanos no tan metidos en política- que los marcos actuales son irracionales, tanto así que son la causa de la incongruencia entre la tasa de apoyo de la que goza un partido y el número de escaños que ocupa.


¿Cómo es el actual sistema electoral de Corea del Sur?


Como no. El sistema actualmente vigente combina las circunscripciones uninominales y la representación proporcional. Mediante este esquema, la Asamblea Nacional de Corea del Sur, entre sus 300 escaños, tiene fijado en 253 el número de asientos ocupados por legisladores electos por escrutinio mayoritario uninominal y representación directa y en 47 el número de escaños para diputados electos por representación proporcional. El problema aquí es que al resultar electo en una circunscripción electoral un único miembro para el Parlamento -un órgano compuesto por múltiples miembros-, el apoyo recogido por el resto de los candidatos se convierte en voto muerto. Por ejemplo, un político, aunque obtenga el respaldo del 49% de los votantes, no podrá representarles si pierde ante otro con un apoyo popular del 51%. Así es limitada o en cierto modo tergiversada la representación de la voluntad popular en el Parlamento; y en lo que insisten quienes abogan por enmendar el sistema electoral es que la reforma es indispensable para disminuir tal desproporcionalidad.


Entonces, ¿cuáles son las alternativas que se plantean?


En primer lugar, está la propuesta de implementar un sistema basado en la representación proporcional, en el que la tasa de apoyo popular conseguida por un partido determinaría de manera proporcional el número de escaños. En este caso, si un partido logra un apoyo del 30% en las elecciones legislativas, ocupará 30 asientos en el Parlamento, suponiendo que la cámara conste de 100 asientos; y si en las circunscripciones uninominales resultaron electos 15 de sus candidatos, esos 30 escaños serán ocupados por aquellos, más otros 15 representantes proporcionales del partido. Mientras tanto, la segunda alternativa es el sistema de circunscripciones plurinominales, para el que se ampliaría la extensión de las circunscripciones electorales actualmente en vigencia en Corea para en cada una elegir dos o más diputados.


Y hay una tercera alternativa, que de hecho ya fue presentada por la Comisión Nacional Electoral en 2015. Se trata de establecer un sistema de representación proporcional con listas regionales, ¿no?


Sí y lo que la propuesta plantea es dividir el territorio nacional en seis zonas y hacer que los partidos presenten listados de candidatos de representación proporcional para cada zona, además de fijar que dentro de los 300 escaños de la Asamblea Nacional, el número de los destinados a legisladores electos en circunscripciones uninominales sea el doble del de los ocupados por diputados de representación proporcional.


Es realmente complicada la cosa pero... ¿beneficiará a la política surcoreana la reforma electoral, sea cual fuere el método?


Por lo menos se piensa que acabará con el oligopolio que ejercen actualmente unos cuantos partidos y atribuirá mayor voz a los pequeños y medianos partidos, que si bien disfrutan de cierto apoyo popular no pueden competir con formaciones con más poder e influencia bajo el sistema de escrutinio mayoritario uninominal y por ende fracasan en ampliar su presencia en el Parlamento.

Contenidos recomendados