Menú principal Ver contenido

El último

#Cine en la Radio l 2018-10-06

Cine en la Radio


“Una película sobre la verdad, el consuelo y el perdón”


Argumento


Seongcheol y Misuk, dueños de un pequeño negocio de diseño y redecorado interior, perdieron a su hijo hace seis meses. Sobre la muerte de su hijo, lo único que supieron es que falleció ahogado en un río, al que entró para salvar a su compañero, Gihyeon. Ahora, el matrimonio trata de aguantar lo mejor posible la pena, sin embargo eso no es fácil. En esto, Seongcheol se entera de que el chico al que salvo su hijo dejó la escuela y vive a duras penas tras ser abandonado por sus padres. Decide entonces ayudarle, enseñándole técnicas de albañilería y empapelado para que pueda trabajar. Así nace cierta confianza entre Seongcheol y Gihyeon.


Quien está más descontenta con esta situación es Misuk, esposa de Seongcheol. Es que para ella, Gihyeon es la persona por quien su hijo perdió la oportunidad de vivir. No obstante, al ver cómo Gihyeon se esfuerza por salir adelante aún encontrándose en una pésima situación y se dirige con afecto a ella y a su marido, Seongcheol, Misuk empieza a abrirse. Incluso encuentra en el muchacho fragmentos de su propio hijo. De este modo, parece que los tres van sanando heridas juntos, hasta que la relación se tuerce completamente tras una súbita confesión de Gihyeon sobre la muerte del hijo de Misuk y Seongcheol…


Comentario


Un chico muere ahogado en un río. Dicen que murió al ser llevado por la corriente tras salvar a un compañero. A sus padres, que están devastados por la pérdida, la comunidad les consuela describiendo como honorable la muerte de su hijo. Sin embargo, las condolencias son inútiles.


Las condolencias y el consuelo son para los vivos, para las personas que viven el presente. Por eso, a veces son dolorosos. Son crueles porque fácilmente dicen “Sé exactamente cómo te sientes” o “Trata de no pensar en eso”, cuando es imposible saber y comprender la severidad de la pérdida sufrida por otros porque cada tragedia es diferente y lo único que hacen es sugerir que deben olvidar a los muertos para no atormentarse y para no atormentar a quienes les rodean. Misuk y Seongcheol, de la película El último del director Sin Dong Seok, atraviesan momentos de esas condolencias y crueles consuelos, que afirman que deben ser fuertes para seguir viviendo y que para ser fuertes deben olvidar lo que les debilita, lo que aman.


El largometraje El último del director Sin Dong Seok versa sobre la muerte, la verdad, el consuelo y el perdón. Trata estos temas tan densos enfocando cómo cada uno de los tres personajes centrales se comportan para superar la tragedia que cambió sus vidas. Seongcheol, que se esfuerza para que la muerte de su hijo quede como una muerte honorable y un acto de sacrificio puro para el prójimo. Misuk, que sin poder aceptar la pérdida habla de su dolor cada vez que puede. Y Gihyeon, quien al sufrir un excesivo sentimiento de culpa, especialmente frente a la pareja de Misuk y Seongcheol, opta por el camino de la redención confesando que él no fue salvado, pues en realidad fue uno de los que mataron al difunto y trataron de enterrar la verdad de lo ocurrido.


La película retrata con delicadeza el proceso del perdón y la insoportable pena que atraviesan Misuk, Seongcheol y Gihyeon cuyas vidas se cruzan inesperadamente. Acentúa en particular, cómo esos personajes explotan en furia, se entristecen y se degradan en una situación que no permite ni reproches ni perdones fáciles. Y el dolor se agrava al descubrirse la verdad. Tras enterarse de cómo murió realmente su hijo, Misuk y Seongcheol intentan hacer justicia recurriendo a la ley, sin embargo fracasan. Entonces, Seongcheol, sin poder contener la rabia, trata de matar a Gihyeon en el mismo lugar donde murió su hijo, pero tampoco lo logra. Pues sus manos se debilitan sobre el cuello de Gihyeon, que ni siquiera se resiste. Pero, minutos después, es Gihyeon quien se tira al río para suicidarse y Misuk y Seongcheol quienes le salvan.


Al contrario de lo que se dice retóricamente, muchas veces en la vida el perdón es incómodo y el consuelo muy poco elegante. Es que el rostro de quien aguanta una pena está siempre distorsionado y arrugado, y la película El último muestra esas arrugas distorsionadas tal y como son, sin idealizarlas ni afearlas, como si repitiera la frase que Shakespeare escribió captando de la mejor manera la ironía del consuelo: “Todos pueden dominar una pena salvo quien la posee”. Pues solo quienes sufren una pena saben realmente que el penar ni se domina ni se olvida y que el perdón no es un acto, sino un proceso.


Director: Sin Dong Seok

Elenco: Choi Mu Seong, Kim Yeo Jin, Seong Yu Bin

Género: Drama

Página web: -

Duración: 124 minutos 

Año de estreno: 2018


Apto para mayores de 12 años

Contenidos recomendados