Menú principal Ver contenido

Paseo por el Bosque Hwadam

#Fuera de Seúl l 2018-10-08

Corea a Diario

ⓒ SERVEONE

Quizá al escuchar el nombre de Konjiam algunos lo asocien con el hospital psiquiátrico de Gonjiam, considerado como uno de los lugares más terroríficos del mundo y fuente de inspiración de la película coreana ¨Gonjiam: el asilo embrujado¨. Pero el lugar que les presento hoy no tiene nada que ver con este hospital, sino que se trata de un arboreto ecológico muy placentero para pasear.     

A 40 minutos en coche desde Seúl, se llega a Konjiam Resort en Gwangju, provincia de Gyeonggi, donde está escondido el Bosque Hwadam. Se trata de un hermoso espacio verde de 1.350.000 metros cuadrados a lo largo del cual se pueden contemplar más de 4.300 especies vegetales, mientras se recorren sus agradables senderos. 

El bosque fue creado por la Fundación LG Evergreen en el esfuerzo de reactivar el ecosistema forestal del país y abrió sus puertas al público en 2013. El nombre ¨Hwadam¨ puede traducirse como ¨una comunicación amigable¨, y refleja la esperanza de que las personas puedan comunicarse con la naturaleza en él. Compuesto por 17 jardines de diferentes temas, brinda una experiencia mucho más que placentera. Incluye un jardín de musgos, el más grande de Corea; un jardín de ninfas, compuesto por una arboleda de abedules exóticos, pinos, ninfeas y una cascada; un jardín de rocas, en el que se aprecian plantas alpinas; un jardín de azaleas rosas y un arboreto de arces que ofrecen un paisaje muy bello en otoño; entre otros.


ⓒ SERVEONE

Existen dos rutas de senderismo: una de 5 kilómetros que les llevará por todos los jardines, excepto por el de arces, y otra de 7 kilómetros que les permitirá recorrer el bosque en su totalidad. También pueden tomar un tranvía monorraíl  desde la entrada del arboreto y estarán en la cima en cinco minutos, pero lo más recomendable es ir caminando para explorar cada rincón del bosque y sentir la naturaleza. 

Si optan por caminar, empezarán la ruta desde el jardín de musgos, donde podrán apreciar patos mandarines –designados como monumento natural-  nadando en el lago, sentir el aire fresco y puro del bosque, y escuchar sonidos de la naturaleza como el fluir del agua, las ramas de los árboles movidas por el viento y el canto de los pájaros. 

Al final del jardín de musgos, encontrarán el ¨puente de la promesa¨, cargado de infinitos candados que simbolizan un amor inquebrantable. Si siguen caminando y atraviesan el jardín de ninfeas llegarán a la cima del bosque, y desde allí, si caminan unos 2 kilómetros más se encontrarán con el jardín de arces que alberga unas 480 especies de este árbol. Se tarda unas tres horas en explorar toda la zona, pero podría ser más si desean hacer un picnic o tomar una copa en la terraza de la cafetería junto al lago.


ⓒ SERVEONE

Contenidos recomendados