Menú principal Ver contenido

El violín tradicional haegeum

#Al son de Corea l 2018-12-05

Al son de Corea


Mucha gente de hoy ama el sonido del haegeum, pero en el pasado era el instrumento que tocaban los mendigos para pedir limosna. En un documento antiguo se describe el sonido del haegeum como algo parecido al zumbido de los mosquitos, o a los gritos de pelea de una pareja de ancianos. Como se puede apreciar, no era un instrumento que disfrutara de una alta consideración. De todos modos, antiguamente hubo un gran virtuoso del haegeum. Su nombre era Yoo Wu Chun 유우춘 y fue un afamado y talentoso músico de la corte. Un día un joven noble que tocaba el haegeum por afición le contó a Yoo Wu Chun con tristeza que la gente le despreciaba por tocar un instrumento tan mísero. Yoo le contestó diciendo: “Me casé a los tres años de aprender a tocar el haegeum. Para ese entonces me habían salido callos en los dedos. Sin embargo, no me pagaron más ni nadie me prestó atención. En cambio, un pordiosero que ha empezado a tocar hace solo meses, atrae una multitud a su alrededor y no le falta dinero ni comida. Eso es porque su música gusta a la gente”. Con esa respuesta quiso decirle que de nada sirve ser un buen músico si nadie sabe apreciarlo. Parece que los artistas de otros tiempos también sufrían cuando no recibían el reconocimiento del público.

“Sangnyeongsan” (movimientos I y II) – Yang Kyeong Suk en el haegeum


Los mendigos solían tocar el haegeum para pedir limosna porque este instrumento de cuerdas, semejante al violín, es muy liviano y fácil de llevar a todas partes, además de ser muy expresivo. Tiene solo dos cuerdas y se toca presionándolas con la mano izquierda, mientras se frotan con un arco con la mano derecha. No tiene puentes móviles, como las cítaras gayageum o geomungo, por lo que el intérprete toca las notas cambiando la posición de los dedos en las cuerdas y aplicando distintos grados de fuerza para lograr la expresividad deseada. La primera impresión que provoca al escuchar el haegeum es que tiene un sonido muy estridente y áspero, pero una vez que uno se acostumbra a él, percibe enseguida que es muy especial.

“Sanjo de haegeum de Jee Young Hee” (“Jungjungmori”) - Lee Dong Hun en el haegeum y Kim Cheong Man en el janggu.


Decimos que el haegeum se parece al violín o la viola occidentales porque se toca con arco. A diferencia de otros instrumentos de cuerda tradicionales como el gayageum o el geomungo, cuyo sonido es breve porque se toca pulsando las cuerdas con un plectro de madera, el haegeum tiene un sonido que reverbera largamente, como las flautas daegeum o piri. Por esta razón, el haegeum nunca falta en las orquestas de cuerdas y viento, pues cumple el papel de redondear y armonizar los distintos instrumentos. El músico moderno que contribuyó decisivamente a popularizar el haegeum en la década pasada fue Jeong Su Nyun정수년. Sus interpretaciones destacan por los sonidos dulces y melancólicos que sabe sacar al instrumento, haciéndolo mucho más atractivo para el público moderno.

“Vacío” – Composición de Yang Jun Ho con Jeong Su Nyun en el haegeum

Contenidos recomendados