Menú principal Ver contenido

Los conceptos de “fortuna clara” y “pobreza voluntaria”

#Al son de Corea l 2019-01-09

Al son de Corea


El afamado estudioso Jeong Yak Yong정약용, de fines del período Joseon, escribió que existen dos tipos de buena fortuna. Una consiste en nacer en el seno de la nobleza, codearse con la realeza, vivir en una gran mansión, vestir ropas de seda y tener muchos sirvientes. El otro tipo de buena fortuna recibe el nombre de “cheongbok청복”, que literalmente significa “fortuna clara”, y consiste en vivir una vida simple y libre de preocupaciones en un lugar recluido, preferentemente en las montañas, y pasar el tiempo componiendo poemas, tocando instrumentos musicales y cultivando plantas medicinales. ¿Cuál de estas dos buenas fortunas eligiría? Seguramente muchos dirían que la primera es la que realmente merece la pena: una vida de fama y riqueza que permite disfrutar de las exquisiteces que ofrece la vida. Sin embargo, los que ya tienen cierta edad y han experimentado las turbulencias del mundo, seguramente pensarán que no estaría nada mal vivir una vida tranquila entre la naturaleza y lejos de las inquietudes y el ajetreo de las ciudades.

“La reina de la nieve” – Composición de Shin Hyun Jung e interpretación de “El bosque”


Así como existe el concepto de “cheongbok” o “fortuna clara” del que les hablábamos antes, también existe el concepto de “cheongbin 청빈” o “pobreza limpia”. No se refiere a la pobreza a la que nos vemos obligados por falta de dinero sino a una pobreza elegida por propia voluntad. Consiste en vivir de manera simple y frugal, con lo mínimo indispensable, por elección propia. Un estudioso del período Joseon llamado Kim Si Seup김시습 escribió un poema, del que les transcribimos algunos versos que ilustran muy bien este modo de vivir: “Levanté una pequeña choza contra una roca / en la que apenas cabe mi cuerpo. / Con hojas secas hice mi lecho y con ramas gruesas sostuve el techo de pino. / Estoy contento aunque mi casa es pequeña. / Las nubes brillantes son las cortinas y las montañas verdes son la persiana”. Si bien algunos son felices y alcanzan la paz viviendo en una choza destartalada y llena de agujeros; otros son insaciablemente codiciosos a pesar de que parecen tenerlo todo. Es el caso de Nolbo, el hermano mayor del pansori “La canción de Heungbo”, quien echó de su casa a la familia de su hermano menor en medio del invierno y solo con lo puesto.

“La canción de Heungbo” (fragmento) – Voz de Oh Jeong Suk


En período de la dominación japonesa se pusieron de moda las obras teatrales melodramáticas, en las que el o los protagonistas pasaban por toda clase vicisitudes hasta que su bondad era recompensada con la felicidad y los malos recibían el castigo que merecían. La fórmula, aunque vieja y gastada, sigue funcionando a juzgar por las muchas telenovelas de este tipo que aún hoy siguen atrapando la atención de la audiencia televisiva. Una de las historias más populares a principios del siglo XX fue la de Lee Su Il 이수일y Sim Sun Ae심순애. Encadilada por la riqueza material que le ofrece Kim Jung Bae김중배, Sun Ae deja a su novio Su Il para ir tras él, pero al final se da cuenta de su error y vuelve con Su Il, su auténtico amor. La historia, que era la adaptación de una novela japonesa, se llamaba “Janghanmong장한몽”. Se desarrollaba en Pyongyang, a la orilla del río Daedong, y tan famosa como la obra teatral fue la música de fondo, que era del estilo de las canciones noroccidentales de Corea.

“Janghanmong” - Voz de Oh Bok Nyeo.

Contenidos recomendados