Menú principal Ver contenido

Cuarta cumbre entre Kim Jong Un y Xi Jinping

#Destacados l 2019-01-13

Noticias

ⓒYONHAP News

Esta semana Kim Jong Un viajó a Beijing y mantuvo una reunión cumbre con el presidente chino Xi Jinping. Ambos líderes aprovecharon la ocasión para reafirmar su postura sobre la desnuclearización de la península coreana, al tiempo de desear resultados positivos del próximo encuentro entre el dirigente norcoreano y el presidente estadounidense Donald Trump. Así, la elección que hizo Kim Jong Un de iniciar el nuevo año con una visita a China en un momento en el que debe tomar importantes decisiones para el futuro de su país y de la península coreana es foco de atención y la pregunta es cómo el viaje influirá en próximos hitos relevantes, tales como la organización de la segunda cumbre entre Corea del Norte y Estados Unidos y la posible visita del mandatario norcoreano a Seúl.

Kim Jong Un estuvo en Beijing del 7 al 10 de enero en el cuarto viaje a China desde su llegada al poder y también la cuarta cumbre celebrada con el presidente chino Xi Jinping. Los tres principales temas que abordaron son el fortalecimiento de las relaciones entre Corea del Norte y China, la desnuclearización de la península coreana y la solución política de los problemas regionales, y el papel de China. En este contexto, Xi Jinping destacó el logro de significativos avances en el proceso por resolver política y diplomáticamente los asuntos de la península coreana; y afirmó que China cumplirá un papel activo y constructivo para defender la paz, promover la estabilidad regional y lograr la desnuclearización. En cuanto a las relaciones con Corea del Norte, recalcó la necesidad de intensificar los intercambios y la cooperación para forjar una alianza aún más sólida.

Fortalecer las relaciones, impulsar la desnuclearización y solucionar los problemas existentes mediante vías político-diplomáticas puede sonar retórico, sin embargo, considerando los preparativos en marcha para una segunda cumbre entre Corea del Norte y Estados Unidos, el énfasis en esas expresiones puede ser interpretado como señal de que Pyongyang y Beijing consiguieron consensuar posturas en base a una relación estratégica de entendimiento mutuo. Es que ahora más que nunca Corea del Norte necesita un fuerte aliado para abocarse con mayor seguridad a las negociaciones con Estados Unidos, mientras que China no desea de ninguna manera quedarse al margen de los asuntos de la península coreana. Así, la reciente conversación entre Kim Jong Un y Xi Jinping deja entrever que en adelante, la postura de China y la cooperación Pyongyang-Beijing serán importantes variables en las negociaciones nucleares.

Otro punto a resaltar es que los líderes norcoreano y chino no aludieron en la cumbre a la desactivación o flexibilización de las sanciones internacionales contra el régimen de Pyongyang, hecho que refleja la prudencia de ambos, así como su intención de no incomodar a Estados Unidos de cara a la cumbre entre Kim Jong Un y Donald Trump.

Contenidos recomendados