Menú principal Ver contenido

La primavera, los sauces y las despedidas

#Al son de Corea l 2019-03-13

Al son de Corea


Han comenzado a abrirse las flores y las ramas de los árboles se están poniendo cada vez más verdes, señal de que la primavera avanza rápidamente. Sin embargo, en el pasado la primavera no solo era sinónimo de renacimiento, sino también del dolor de la separación y la partida. Como no existían los trenes o los automóviles, las barcas eran el medio de transporte más importante para atravesar grandes distancias. Pero estas embarcaciones tenían el defecto de que no podían utilizarse en invierno porque se congelaban los ríos. En consecuencia, la gente tenía que posponer sus planes de viaje hasta que se descongelaran en la primavera. Una vez que los ríos volvían a ser navegables, los viajeros se despedían de sus seres amados en los embarcaderos. Una poeta del período Goryeo llamado Jeong Ji Sang escribió un poema sobre esta escena que dice así: “El pasto se pone cada vez más verde en el embarcadero después de la lluvia, / pero yo entono una canción triste para despedir a mi amado en Nampo. / ¿Se secará alguna vez el río Daedonggang? / Todos los años las lágrimas de despedida se suman a sus aguas azules”. Las mujeres que se separaban de sus amados se consolaban entonando el “Susimga”, una canción folklórica típica de la región noroccidental de la península:

“Susimga” – Kim Moo Bin


Cuando los amantes se separaban en los embarcaderos, solían regalarle una rama de sauce a la persona que partía en señal de amor. Lee Ik, un estudioso confucionista de fines del período Joseon, escribió acerca de las razones de esta costumbre. En primer lugar, los sauces crecen en abundancia en la ribera de los ríos. Segundo, siendo un regalo poco oneroso, tienen un alto valor simbólico como expresión de amor sincero. Por último, las ramas de sauce echan raíces raíces fácilmente con solo plantarlas, por lo que es una forma de decirle a la persona que parte: “Llévame contigo en tu corazón y recuérdame viendo crecer esta planta”. Hay un poema que describe a los cuclillos volando animadamente entre las ramas de los sauces después de la triste despedida de unos amantes en la orilla de un río. Las ramas de los sauces son descritos como la urdimbre de un telar y los cuclillos como las lanzaderas que cruzan los hilos de la trama, tejiendo el tapiz de la primavera. Escuchemos este poema hecho canción para voces femeninas:

“Isudaeyeop Los sauces” - Cho Sun Ja


La canción que acaban de escuchar es una de las canciones tradicionales más lentas que existen. La letra de la canción está compuesta de solo 48 sílabas, pero se entonan alargándolas de tal manera que la pieza alcanza una duración total de casi diez minutos. Las sílabas se extienden tanto que lo único que escuchamos son las vocales, que suenan como largos suspiros. La última pieza que escucharemos hoy se llama “Seonaryeong” y pertenece al grupo Geomungo Factory. Según explicaron sus integrantes, la pieza fue compuesta cuando el grupo estaba pasando por el momento más difícil de su carrera. La pieza, que refleja los encontrados sentimientos de entonces, les permitió descargarse de sus inquietudes y les proporcionó la esperanza de que vendrían tiempos mejores. Todos pasamos por momentos difíciles a lo largo de la vida. Quizá la manera de superarlos sea entregarnos a aquello que más amamos con la confianza de que el tiempo, que todo lo cura, sanará las heridas y nos hará ver las cosas de otra manera. 

“Seonaryeong” - Geomungo Factory

Contenidos recomendados