Menú principal Ver contenido

Cheongsong Baekja, porcelana con más de 500 años de historia

#Líderes en innovación l 2019-04-15

Economía Hoy

© Cheongsong BAEKJA

Cheongsong Baekja, es galardonado por sus fabulosas vajillas de porcelana en la Feria de Diseño de Vivienda de Seúl que tuvo lugar entre el 3 y 7 de abril en el centro de convenciones COEX de Seúl. “Construir una casa repleta de felicidad” fue el lema de este año de la expo vivienda, en la que participaron más de 300 marcas relacionadas con el mundo inmobiliario y de la decoración del hogar, para mostrar su oferta comercial. Cheongsong Baekja lleva participando en esta feria de diseño nueve años consecutivos. En la actualidad, la operan por cuatro artesanos que fueron aprendices del difunto maestro alfarero Go Man Gyeong, y la administra el condado de Cheongsong. Como su nombre indica, alude a la porcelana blanca fabricada en la zona desde hace 500 años manteniendo la tradición artesanal de la dinastía Joseon. Si bien con el paso del tiempo, y por las invasiones extranjeras, el método de fabricación original se perdió, más tarde pudo recuperarse gracias a los proyectos de restauración y a las excavaciones llevados a cabo desde hace diez años. Hoy en día la tradición se mantiene y se fabrica en el Centro Patrimonial de Porcelana Blanca de Cheongsong.


La porcelana blanca de Cheongsong fue una de las cuatro principales porcelanas de la dinastía Joseon. Eran unas piezas artesanales tan valoradas que entre 1920 y 1930, durante la ocupación colonial japonesa en Corea (1910-1945), fueron vendidas en los actuales grandes almacenes Mitsukoshi en Tokio, y en otras regiones del país asiático. Sin embargo, la producción de esta preciosa porcelana fue suspendida en la década de los cincuenta, pero el legado artesanal se restableció en manos del maestro alfarero Go Man Gyeong, quien dedicó su vida a mantener las tradiciones de la porcelana blanca del pasado de Corea. El proceso de fabricación de la porcelana blanca de Cheongsong consiste en mezclar los materiales en polvo de una piedra de cerámica llamada doseok con la pasta. Después se moldea y se cuece a una temperatura de entre 1.200 y 1300 grados. Todo este trabajo es manual, siguiendo estrictamente las técnicas tradicionales de antaño, lo que añade a cada pieza un mayor valor. Por eso a los clientes no les importa esperar un mes o más en recibir las piezas, pues los artesanos se esmeran más por preservar los valores tradicionales que por la rentabilidad y la producción en masa. Si bien, todo el proceso de elaboración es manual y respeta la tradición de los artesanos coreanos de antaño, no todos los diseños son antiguos, sino que también lucen toques de moderna elegancia. En otras palabras, la tradición y la modernidad se unen en estos productos que emanan la belleza y elegancia propia de la porcelana de Corea.

Contenidos recomendados