Menú principal Ver contenido

Visto bueno de Trump a ayudas alimentarias a Corea del Norte

#Noticias Plus l 2019-05-08

Noticias

ⓒYONHAP News

Tras lanzar Corea del Norte varios proyectiles de corto alcance, Corea del Sur y Estados Unidos tratan de mantener la calma, sin reacciones exaltadas. En este ambiente, los presidentes Moon Jae In y Donald Trump insistieron en apostar por el diálogo durante una conversación telefónica a pocos días del último ensayo norcoreano.


En concreto, los presidentes de Corea del Sur y Estados Unidos hablaron por teléfono el martes 7 por la noche y enfatizaron la importancia del diálogo, para indirectamente enviar a Corea del Norte el mensaje de que no debe abandonar el camino de la negociación.


Principalmente, destaca que Trump diera el visto bueno a reiniciar el envío de ayuda humanitaria a Corea del Norte, ¿no?


Definitivamente. Al respecto, cabe saber que la cuantía de la ayuda humanitaria a Corea del Norte disminuyó en gran medida, y mucho más la ofrecida por el Gobierno surcoreano, pues en un escenario de sanciones eran vistas como inapropiadas y además, al prevalecer el bloqueo económico-comercial a Pyongyang, no hay una opinión internacional favorable a mantener el envío de alimentos a los norcoreanos. Sin embargo, diversos informes de entidades como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y del Programa Mundial de Alimentos revelan que la carencia alimentaria que atraviesa Corea del Norte actualmente es la más severa de los últimos diez años. Esta situación se debe tanto a la disminución en sí de la producción agrícola en su territorio, como a las sanciones internacionales en su contra.


Pero, el apoyo del presidente estadounidense a reanudar el envío de ayuda alimentaria a Corea del Norte no considera solo esas carencias...


En realidad, no. De hecho, el análisis mayoritario es que esa postura de Trump refleja su voluntad de retener a Corea del Norte en la mesa de negociación, para seguir dialogando.


Voluntad que también se aprecia en la prudencia de los líderes surcoreano y estadounidense al no concretar qué tipo de proyectiles lanzó Pyongyang el fin de semana pasado, ¿verdad?


Es verdad. Es más, ninguno de ellos pronunció siquiera la palabra ‘misil’. En todo caso, es perfectamente comprensible su conducta cautelosa, dado que si concluyen que en efecto Corea del Norte realizó un ensayo balístico y lanzó nuevos misiles, lo más factible es que la tensión vuelva a aumentar en la península coreana, pues esa actividad vulnera las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que prohíben el lanzamiento de cualquier tipo de misil balístico.


Entonces, ¿tanto Moon como Trump consideran que el lanzamiento de proyectiles norcoreanos del día 4 no fue una provocación?


Eso parece. O al menos que no fue una provocación tan grave como para frenar los esfuerzos de diálogo y negociación en marcha. En ese contexto, quizá que Trump dé el visto bueno al envío de alimentos a Corea del Norte podría llevar a una cierta conciliación entre las partes.

Contenidos recomendados