Menú principal Ver contenido

'Yeongsan hoesang', música para deleite de la nobleza

#Al son de Corea l 2019-06-12

Al son de Corea


Se llama jeongak a la música que disfrutaban los nobles. Es una música de ritmos lentos y sin grandes variaciones, pues el objetivo no era excitar sino serenar el ánimo. Esto es porque los políticos y hombres de estudios, que eran los que la escuchaban, no debían dejarse llevar por las emociones sino por la razón y la reflexión. A diferencia del jeongak, la música folklórica era muy emotiva. La gente común expresaba sus alegrías, tristezas y otros sentimientos a través de una música cuyo fin principal era amplificar las emociones. La razón es que, como de ordinario trabajaban duramente, aprovechaban las pocas oportunidades que tenían para relajarse y recrearse al máximo. Volviendo a la música de la clase gobernante, el jeongak se dividía en la música que se tocaba en los ritos nacionales y actos oficiales de la realeza, y la que disfrutaban los nobles en privado para el deleite personal. Esta última recibía el nombre de pungnyu y era la música que los acompañaba cuando tomaban el té admirando bellos paisajes, componían poemas o pintaban. De este tipo de música, el “Yeongsan hoesang” constituye el repertorio más importante. Originalmente era una música ritual budista, pero fue adaptada y enriquecida con muchas piezas al convertirse en música pungnyu de la nobleza. Para empezar, escucharemos el “Sangnyeongsan”, que es el movimiento que inicia el “Yeongsan hoesang”. 

“Sangnyeongsan” (“Yeongsan hoesang”) - Park Young Seung en la cítara geomungo y Lee Seung Hun en la flauta piri


Existen tres tipos del “Yeongsan hoesang”. El más clásico es el que acabamos de escuchar, que tiene la cítara geomungo como instrumento principal y está acompañado de instrumentos de viento. El “Yeongsan hoesang” está compuesto de nueve movimientos. El primero es el “Sangnyeongsan”, que dura unos 15 minutos y acabamos de escuchar en parte. Es muy lento, pero los siguientes movimientos van aumentando progresivamente de ritmo hasta que en la última parte del “Yeombuldodeuri”, que es el séptimo movimiento, se vuelve una música bastante animada. Para tocar esta música a mayor escala, se realizó una adaptación que recibe el nombre de “Pyeongjo hoesang”. Se caracteriza por ser varios tonos más bajo y por tener la flauta hyangpiri como instrumento principal. Se toca con muchos músicos e instrumentos, por lo que se obtiene un sonido mucho más amplificado y majestuoso. El tercer tipo de “Yeongsan hoesang” es el que se interpreta solo con instrumentos de viento. Produce la impresión de ser mucho más libre porque tiene ritmos y variaciones melódicas que derivan de las pausas que deben tomar los músicos para respirar. Estas dos últimas versiones del “Yeongsan hoesang” se tocaban en la corte ante un público numeroso y acompañando las danzas palaciegas, mientras que la primera que mencionamos se interpretaba en las habitaciones privadas de los nobles. 

“Samhyeon dodeuri”, “Yeombul dodeuri” (“Yeongsan hoesang”) – Orquesta de música cortesana del Centro Nacional de Gugak


Acabamos de escuchar los movimientos quinto y séptimo del “Yeongsan hoesang”, en la versión interpretada por instrumentos únicamente de viento. Tocar los nueve movimientos completos del “Yeongsan hoesang” llevaba alrededor de una hora, pero a veces se le agregaban otras piezas musicales, como por ejemplo, el “Cheonnyeon manse”, que se interpretaba al final. A veces los músicos populares también tocaban la música pungnyu de la nobleza. Estas versiones, llamadas “mingan pungnyu” o pungnyu populares, eran más animadas porque tenían importantes variaciones melódicas. Como última pieza de hoy, escucharemos las tres últimas partes, equivalentes al “Cheonnyeon manse”, de un pungnyu popular interpretado al estilo del virtuoso de la cítara gayageum Kim Juk Pa. 

“Gyemyeon”, “Geulgeyangjeong”, “Ujo” (“Mingan pungnyu”) - Moon Jae Suk en el gayageum, Hong Jong Jin en el daegeum y Kim Jeong Soo en el janggu.

Contenidos recomendados