Menú principal Ver contenido

Corea rebaja la proyección de crecimiento económico

#Noticias Plus l 2019-07-03

Noticias

ⓒKBS News

El Gobierno ha recortado la proyección de crecimiento de la economía coreana para 2019 hasta un margen de entre el 2,4% y el 2,5%, un 0,2% menos que la cifra prevista a finales de año.


Los dos factores clave que llevaron al Ejecutivo surcoreano a revisar a la baja la estimación de crecimiento económico para el año en curso fueron la guerra comercial y la baja demanda de semiconductores a nivel global. De hecho, no sería exagerado decir que rebajar dicha estimación era algo previsto, pues ya a finales del año pasado, al prever que la economía nacional crecería entre un 2,6 y 2,7%, el Gobierno apuntó que esas cifras no eran tanto una proyección, sino un dato para reflejar la voluntad de las autoridades económicas. Es decir, que más que una estimación era una meta del Gobierno.


Según el Gobierno, la reducción a la baja de esa proyección viene condicionada, desde el punto de vista macro, por factores externos...


Sí. En primer lugar, el conflicto comercial entre Estados Unidos y China ha asestado un duro golpe a la economía surcoreana. Aunque los mandatarios de ambos países acordaron dar una “tregua” a esa guerra comercial en ocasión de a la Cumbre del G20 celebrada a finales del mes pasado, la aguda confrontación comercial entre ambos países se mantuvo durante toda la primera mitad del año. Como consecuencias directas destaca la imposición de elevados aranceles por parte de Washington, a la que sucedió otra imposición de aranceles en represalia por parte de Beijing, y así sucesivamente. Ante la escalada del conflicto comercial, ambas partes acordaron aplazar la imposición adicional de aranceles en represalia y reanudar las negociaciones, pero la incertidumbre todavía persiste a nivel global…


Esta situación afecta especialmente al país porque tanto Estados Unidos como China son los mayores importadores de bienes de Corea del Sur…


Exacto. En particular, muchas empresas de China importan productos intermedios surcoreanos para fabricar productos finales y luego exportarlos a Estados Unidos. Y esa estructura podría asestar un golpe doble o hasta triple a Corea. Además, a eso se ha sumado una disminución en la demanda global de memorias de semiconductores, principal producto de exportación del país asiático. Obviamente, al bajar la demanda también su precio y, para rematar la faena, las condiciones de exportación de semiconductores colapsaron aún más con el veto que impuso Washington contra la firma china Huawei.


Es casi lo que los economistas llaman “una tormenta perfecta”, pues al bajar el nivel de las exportaciones surcoreanas, provocó a su vez un descenso en los niveles de inversión…


Así es. Las exportaciones de junio, en particular, se redujeron nada menos que un 13,5%, la cifra más elevada en tres años y cinco meses. En tanto, las inversiones en equipos durante el primer trimestre disminuyeron un 17,4% interanual. Así las cosas, el Gobierno decidió enfocarse la segunda mitad del año en promover las inversiones, y por eso ha comenzado a ofrecer beneficios tributarios a las empresas inversoras, al tiempo de simplificar los trámites de licencia para emprender proyectos a gran escala, en espera de que ambas medidas atraigan inversiones de más de 10 billones de wones en los sectores público y privado durante el segundo semestre.


A pesar de todo, el anuncio del Gobierno ha suscitado bastantes críticas, ¿no?


La verdad es que sí. No en vano, varios expertos y políticos consideran incluso que la cifra revisada a la baja sobre crecimiento sigue siendo poco realista, que las medidas para promover las inversiones son limitadas, y que solo benefician a un puñado de empresas. Además, si tomamos en cuenta una nueva variable, como es la restricción de Japón a exportar ciertos productos clave a Corea, las previsiones de crecimiento del país para 2019 resultan aún más inciertas.

Contenidos recomendados