Menú principal Ver contenido

El encuentro de Panmunjeom impulsa el diálogo nuclear

#Destacados l 2019-07-06

Noticias

ⓒYONHAP News

El medio de internet Axios divulgó el día 2 que Stephen Biegun, delegado especial del Departamento de Estado estadounidense para Corea del Norte, aludió a un posible “congelamiento nuclear” por parte de Corea del Norte. El comentario, si bien surgió en un ambiente extraoficial, llama la atención al producirse inmediatamente después del encuentro de los líderes de las dos Coreas y Estados Unidos en la Zona Desmilitarizada en la frontera intercoreana, y mientras se especula que serán retomadas inminentemente las negociaciones a nivel de trabajo entre Pyongyang y Washington. Así, el comentario del negociador nuclear estadounidense deja entrever que el país norteamericano podría flexibilizar su postura hacia Corea del Norte.

En concreto, Biegun declaró -con la condición de que su intervención no sea divulgada- que lo que desea Estados Unidos es paralizar completamente los programas de desarrollo nuclear y de armas de destrucción masiva de Corea del Norte, y en ese contexto, trazar una hoja de ruta de desarme. No obstante, aclaró que el objetivo final sigue siendo la desnuclearización total de Corea del Norte y que antes de lograrla, Washington no desactivará ni relajará las sanciones contra Pyongyang. No obstante, dio a entender que estaría dispuesto a tolerar el envío de ayuda humanitaria, o bien adoptar medidas para normalizar las relaciones bilaterales.

En realidad, el comentario de Biegun sobre una posible “pausa nuclear” por parte de Corea del Norte sintoniza con la alocución que hizo el pasado 19 de junio en una conferencia ofrecida en un think-tank en Washington, cuando subrayó la necesidad de realizar una aproximación más flexible a las negociaciones sobre desnuclearización. En otras palabras, la alusión al “congelamiento nuclear” puede entenderse alineada con esa idea de ofrecer mayor flexibilidad. Ahora, la pregunta que muchos se hacen es si aceptar esa “pausa nuclear” que el delegado nuclear plantea, implica que Estados Unidos suavizará su postura para no insistir tanto en un acuerdo global, y permitirá un desarme nuclear de Corea del Norte por fases, con otorgamiento de compensaciones en cada escalón, incluida una desactivación de sanciones. De momento, la respuesta de Biegun a esa incógnita es que podría impulsar algo parecido a un proceso de desnuclearización más escalonado. Sin embargo, insistió en que no contemplan retirar ni relajar las sanciones, a menos que Corea del Norte se comprometa y alcance un desarme nuclear total.

La atención ahora se centra en la reacción de Pyongyang a este sutil cambio de actitud de Washington. En primer lugar, puede que Corea del Norte vea con mejor disposición la propuesta de una “pausa nuclear”, aunque siempre queda el problema de la definición de lo que cada país entiende por estos conceptos, pues hasta la fecha, la idea de Corea del Norte sobre desarme difiere de la de Estados Unidos.

Contenidos recomendados