Menú principal Ver contenido

Represalias de Japón vulneran normas de la OMC

#Noticias Plus l 2019-07-05

Noticias

ⓒYONHAP News

Presidencia declaró oficialmente el jueves 4 que las restricciones del Gobierno japonés al exportar materiales clave para semiconductores a Corea son una represalia económica en contra las normas internacionales.


Cheongwadae considera que las represalias de Japón vulneran las normas internacionales establecidas por la Organización Mundial del Comercio (OMC). Así, la Casa Azul valora llevar el problema ante esa entidad,  al tiempo de dar a conocer al mundo por vía diplomática las malas prácticas de Japón. 

Según los expertos, las restricciones de Japón van contra el art. 11 del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), que no permite restricciones comerciales cuantitativas, salvo casos especiales.


Para los oyentes que no estén al tanto, ¿tienes más detalles sobre estas medidas de represalia comercial adoptadas por Japón contra Corea?


Si. Japón incluyó en su lista de artículos restringidos para exportar a Corea tres sustancias clave para fabricar memorias de semiconductores y paneles de visualización, como la poliimida fluorada. Antes de esa medida, las empresas niponas podían exportar esos materiales libremente a Corea, pero desde ayer han de obtener permiso para cada venta, práctica que el Gobierno considera como incluida en las “restricciones cuantitativas” que contempla el artículo 11 del GATT. En caso de disputas al respecto, Japón podría aludir a motivos de “seguridad nacional”, pues la OMC dispone que sus integrantes pueden restringir el comercio por ese motivo.


Pero hasta la fecha casi ningún país ha recurrido a dicho precepto, que se consideraba una “norma muerta” pues podía socavar el libre comercio…


Así es. Pero esa norma fue resucitada por la Administración de Trump, que impuso elevados aranceles sobre materiales como hierro y aluminio para “proteger la seguridad nacional” de su país. Por otra parte, Rusia también bloqueó envíos procedentes de Ucrania alegando razones de seguridad nacional. Al respecto, la OMC falló en abril de este año a favor de Moscú. Mientras tanto, Japón ha reformado sus leyes para excluir a Corea de la lista de “países blancos” (o sea países aliados), considerando que Corea podría llevar este caso ante la OMC.


Según informan, hay bastantes motivos para considerar esas restricciones de Japón como represalias económicas, ¿no?


Así es. En 2010, cuando China y Japón estaban en pleno conflicto territorial por las islas Senkaku (o Diaoyu), en el Mar de China Oriental, el gigante asiático también restringió la exportación de tierras raras al archipiélago nipón. Entonces, Tokio llevó el caso ante la ONU alegando que esa medida sacudía la cadena global de suministro y amenazaba la estabilidad de la economía global y, finalmente, obtuvo un fallo a favor. En tanto, se considera que la actual medida de Tokio replica exactamente el proceder de China de aquel entonces.


Resulta interesante que Japón haya recurrido también al Acuerdo de Wassenaar para imponer esta restricción comercial.


El Acuerdo de Wassenaar es un régimen multilateral de control de exportaciones, cuyo principal objetivo es fomentar la transparencia internacional y promover una mayor responsabilidad en el comercio exterior de material de defensa. Así, un país puede restringir la exportación de ciertos productos cuando existan sospechas racionales de que pudieran ser usados para fabricar armas, o como arma en sí, que puedan poner en peligro la seguridad y la estabilidad mundial. Pero dicho mecanismo no se puede aplicar a un país concreto, ni usarlo para impedir transacciones privadas de buena fe. Sin embargo, la medida del Gobierno japonés apunta concretamente a Corea al limitar las transacciones de buena fe entre empresas privadas de ambos países.

Contenidos recomendados