Menú principal Ver contenido

Conociendo el mundo en Itaewon

#De Ruta por Corea l 2019-07-11

Corea a Diario

© the Academy of Korean Studies

En pleno centro del distrito de Yongsan en Seúl, se halla un barrio que sería una especie de réplica del mundo, conocido como ¨Itaewon¨. Caminar por sus calles es como salir de la capital surcoreana y adentrarse “en tierra de nadie”. Se trata de un “espacio internacional” donde el 99% de los viandantes no son coreanos, sino personas de todos los colores y razas, procedentes de distintos rincones del globo, reunidos en un espacio que podría considerarse el ejemplo perfecto de globalización.

Nada más llegar, podrán percibir que es una zona exótica y distinta del resto de la capital. Allí, los altos y modernos rascacielos que caracterizan a Seúl son mayormente reemplazados por edificios de estilo antiguo, de no más de dos o tres alturas, con carteles escritos en diferentes idiomas, desde los más comunes como el inglés, chino y japonés, hasta los menos frecuentes como el español, francés, tailandés o árabe, entre muchos otros. 

Sobre el origen de este barrio multicultural, se dice que está estrechamente asociado con la base militar estadounidense, localizada en el distrito de Yongsan, muy cerca a Itaewon. Después de la Guerra de Corea, crearon cerca de la base un centro comercial y de ocio para  goce los militares. Con el paso del tiempo, en su alrededor fueron abriendo otros establecimientos atrayendo a muchos coreanos y otros extranjeros, hasta cuajar como una de las zonas más dinámicas y divertidas de la capital. 


© doopedia.co.kr

Las atracciones que ofrece Itaewon son incontables pero podrían resumirse en compras, comida, diversidad cultural y fiesta en un solo día, en un solo barrio. Pueden iniciar su recorrido por la mañana visitando la mezquita islámica, ubicada cerca de la salida número 3 de la estación del metro Itaewon. Construida en 1969, es la primera mezquita islámica surcoreana que no solo sirve como espacio de rezo para los fieles islámicos, sino también como un espacio cultural abierto a todas las personas que quieran conocer un poco más sobre esta religión. Luego, pueden degustar la comida de Oriente Medio o  algún dulce o pastel en las tiendas cercanas operadas por extranjeros de dicha región, pues se dice que tienen un sabor bastante similar a los platos que se comen en los países islámicos. 

Después de haber disfrutado de una buena dosis de cultura, pueden recorrer las calles de Itaewon, que es como la ¨meca de compras¨ entre los residentes extranjeros. Hay un sinnúmero de establecimientos de ropa y zapatos que disponen de gran variedad de estilo y tallas, al ser el barrio muy concurrido por foráneos con diversos gustos y tipos de físico. 

Tras el recorrido, pueden reponer energías en cualquiera de los exquisitos restaurantes que se congregan alrededor del Hotel Hamilton, en la salida número 1 de la estación. Allí podrán degustar platos de todas partes del mundo, con gastronomías populares como china, japonesa, italiana, española y mexicana, hasta otras menos usuales como cocina griega, austriaca, turca, brasileña, búlgara, etc. etc. 

Y, finalmente, al caer la noche, podrán conocer la otra faceta de Itaewon, un barrio repleto de música y fiestas. Dispone de gran variedad de bares y clubs, algunos más casuales y otros más elegantes, de diferentes temáticas, y con un gran abanico de precios. Por su ambiente exótico e increíble, estos locales son muy populares entre los amantes de la fiesta, al margen de su nacionalidad.

Contenidos recomendados