Menú principal Ver contenido

Discurso presidencial por el Día de la Liberación

#Noticias Plus l 2019-08-15

Noticias

ⓒ KBS News


En un ambiente marcado por un aumento de la tensión entre Seúl y Tokio, el discurso del presidente Moon Jae In por el Día de la Liberación de Corea deja entrever cómo piensa manejar el Gobierno surcoreano el conflicto con Japón. Lo que se nota a primera vista es que el mandatario criticó a Japón pero en ningún momento se exaltó...


Ciertamente las críticas que hizo mantuvieron todo el tiempo un tono calmado y nunca perdieron la lógica. Tampoco hubo alusiones a problemas del pasado histórico, como la movilización forzosa y la explotación de obreros cometida por empresas niponas durante la Segunda Guerra Mundial, y los dictámenes emitidos en Corea del Sur contra ellas para que indemnicen a las víctimas. Asunto que si recordamos en un principio marcó el inicio del conflicto comercial actual entre Seúl y Tokio. Así, el presidente puso mayor énfasis en la cooperación y la mirada hacia el futuro.


Entonces, ¿en ese mismo contexto dijo que Corea no vacilaría en “tomar la mano” de Japón si el vecino país decide retornar al camino del diálogo y la cooperación, aún tras mostrar una conducta que evidentemente puede dañar el libre comercio?


Sí. Es más, recalcó que “reflexionar sobre los hechos pasados no es aferrarse a lo hecho o a lo no hecho, sino reconocer el pasado para superarlo realmente y avanzar hacia el futuro”. En este contexto, mencionó los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y expresó su deseo de que ese torneo sea una verdadera fiesta de amistad, cooperación y esperanza, yendo en cierto modo contra los pronósticos que preveían que el presidente no haría comentarios al respecto, al existir en estos momentos dentro de la sociedad surcoreana opiniones extremas que hasta sugieren boicotear las olimpiadas.


También advirtió de lo peligroso que es dejarse llevar por el impulso y actuar emocionalmente, ¿no?


Así es y en este sentido, el discurso presidencial coincidió con la alocución que hizo el mismo Moon durante la reunión consultiva sobre economía que encabezó la semana pasada, cuando manifestó que de continuar las fricciones sin esfuerzos por reconocer lo que está mal y encontrar una solución sensata, la situación se volverá como “el juego de la gallina” en el que ambos países claramente saldrán perdiendo. Con esto el presidente quiso enfatizar la necesidad de resolver el conflicto por la vía diplomática, eso sí, sin dejar de aclarar que en un comienzo las medidas que tomó el gabinete de Tokio fueron totalmente injustas y muy poco objetivas.


Sin embargo, el mensaje más importante del discurso de Moon Jae In es que tras haber aprendido la lección en medio del conflicto con Japón, trabajará para hacer de Corea una nación más fuerte, ¿verdad?


Específicamente se comprometió a construir una nación firme, que no tambalee ante ningún imprevisto o amenaza externa, y adelantó que para ello se esforzará por que Corea se convierta en una potencia económica mundial con un sentido de responsabilidad equivalente a tal estatus. Por lo tanto deberá actuar como un país líder en las campañas por la paz y la prosperidad conjunta, y promover una economía de paz con base en un continuo diálogo y cooperación con Corea del Norte.


Contenidos recomendados