Menú principal Ver contenido

Traslado del Comando de las Fuerzas Combinadas Corea-EEUU

#Noticias Plus l 2019-09-02

Noticias

ⓒYONHAP News

La base estadounidense de Yongsan pasará a la historia después de haber sido el núcleo de la presencia militar de ese país norteamericano desde que sus fuerzas se estacionaran en Corea del Sur al finalizar la Segunda Guerra Mundial. En concreto, anunciaron que el Comando de las Fuerzas Combinadas Corea-EEUU abandonará finalmente la Base de Yongsan y se instalará en Pyeongtaek, finalizando la mudanza en el año 2021. En realidad, casi todo lo que constituía esa amplia área ocupada por el Ejército estadounidense en el corazón de Seúl se encuentra ya en la nueva base de Pyeongtaek, ¿no?


Efectivamente. De hecho, en Yongsan apenas queda un hotel, donde se alojan los funcionarios del Gobierno estadounidense que visitan Corea del Sur, el colegio americano, que cerrará tras acabar el ciclo académico 2018-2019, y el cuartel general del Comando de las Fuerzas Combinadas Corea-EEUU. En tanto, el Comando de las Fuerzas Estadounidenses estacionadas en Corea del Sur y el Comando del Octavo Ejército de Operaciones ya se trasladaron a Pyeongtaek en 2018 y 2017, respectivamente, y también lo hizo el hospital de la base durante este año. Así que, tal y como mencionas, con la mudanza del Comando de las Fuerzas Combinadas concluirá la “era de Yongsan” en la historia de la presencia militar de Estados Unidos en la península coreana.


¿Y qué harán con el vasto terreno que dejarán en Yongsan las tropas estadounidenses?


El plan inicial del Gobierno surcoreano era construir un parque en esa zona hasta 2027. A tal efecto, desde este año -2019- iban a proceder a la limpieza y acondicionamiento del suelo. Sin embargo, las negociaciones sobre la devolución del terreno de la Base de Yongsan entre Seúl y Washington no han llegado a completarse ante la fuerte discrepancia sobre la contaminación medioambiental generada por el Ejército estadounidense en la zona, pues el Gobierno estima que deben abonar una indemnización por daños y perjuicios. Por tanto, lo más probable es que el plan de Corea del Sur de crear un parque se dilate.


Ante esta situación, suscita conjeturas el hecho de que fue la propia Casa Presidencial de Corea del Sur la que anunció que reanudaría los procedimientos para restituir el terreno de la Base de Yongsan, encima después de dejar pasar casi tres meses sin tomar medidas desde que se hiciera público el 3 de junio el plan de traslado del Comando de las Fuerzas Combinadas de Seúl a Pyeongtaek... 


Además, Presidencia anticipó que iniciaría los procesos para una restitución temprana de los terrenos ocupados por 26 bases militares estadounidenses en Corea del Sur, que en virtud del programa de reubicación de tropas de Washington ya fueron trasladadas -o lo serán en un futuro no muy lejano- a Pyeongtaek. En particular, darán prioridad a las cuatro bases situadas en Wonju, Bupyeong y Dongducheon, cuya restitución y cambio de uso son fuertemente exigidos por los gobiernos locales con jurisdicción sobre esas zonas, por estar ubicados en centros urbanos. Sin embargo, el anuncio de la oficina presidencial sobre las bases estadounidenses fue súbito e inesperado, tanto que hay quienes especulan que podría ser una estrategia de Seúl para presionar a Estados Unidos para que cambie de actitud: una advertencia o contraofensiva al país estadounidense, que recientemente ha expresado de forma reiterada que Corea del Sur debe incrementar su aportación por quedar bajo el paraguas de protección de Estados Unidos, a nivel de seguridad militar, así como dar marcha atrás en la decisión de suspender el Acuerdo General sobre Seguridad de Información Militar con Japón.

Contenidos recomendados