Menú principal Ver contenido

Descenso de los precios al consumidor

#Destacados l 2019-10-05

Noticias

ⓒKBS News

Los precios al consumidor han bajado por primera vez en la historia de Corea del Sur, concretamente desde el año en que empezaron a elaborarse estadísticas relacionadas, 1965. Si bien las autoridades explican que el retroceso obedece a factores provisionales, como la fluctuación en los precios de los bienes agrícolas y el abaratamiento del petróleo, algunos economistas advierten de que podría ser la antesala de una deflación.

Al respecto, la Oficina Nacional de Estadística ilustra que en septiembre el índice de precios al consumidor marcó 105,2 puntos, un nivel inferior en un 0,4% al registrado hace un año. Este descenso es el primero en cinco décadas y media, según la Oficina de Estadística, que para datos oficiales toma en cuenta solo el primer dígito a la derecha del separador decimal. Pues si los datos oficiales considerasen el descenso del 0,038% del índice de precios al consumidor en agosto, la caída de septiembre no sería la primera de la historia, sino la segunda. En otras palabras, algunos expertos afirman que los precios al consumidor retrocedieron por segundo mes consecutivo.

Podría parecer un detalle no muy significativo, pero desde el punto de vista de los analistas conlleva una gran diferencia al diagnosticar la coyuntura económica del país, ya que la latencia de un fenómeno como la bajada de los precios al consumidor puede ser una referencia importante para concluir si se trata de algo pasajero o si la economía está por entrar en un periodo de bajo crecimiento.

Ante esta situación, la Oficina de Estadística vincula el descenso de los precios al consumidor al baratamiento de los bienes agrícolas y también del petróleo, así como algunas políticas gubernamentales que actuaron como un factor adicional para el retroceso de los precios, tales como la ampliación de la educación gratuita para el nivel de bachillerato y el refuerzo en la cobertura del seguro médico público. Quizá por eso el Gobierno asegura que es situación transitoria y no un síntoma de deflación, al puntualizar que si el precio de los productos agrícolas y del petróleo hubiera mostrado un aumento similar al promedio de los últimos cuatro años, el índice de precios al consumidor hubiera subido al menos un 1%.

No obstante y pese a esta explicación de las autoridades gubernamentales, los economistas y analistas de mercado no ocultan su nerviosismo ante los precios al consumidor, al caer por dos meses consecutivos. Advierten que, en el peor de los casos, la economía surcoreana podría sufrir una deflación si prevalece el bajo crecimiento, y los bajos precios generan una tendencia a la baja. En caso de deflación, suele darse una contracción del consumo que impacta en las inversiones, y la disminución de las inversiones empresariales perjudica al empleo y a los ingresos de los trabajadores, generando un círculo vicioso en detrimento del consumo privado.

Contenidos recomendados