Menú principal Ver contenido

Suspensión de las negociaciones entre Core del Norte y EEUU

#Noticias Plus l 2019-10-07

Noticias

ⓒKBS News

Tras suspenderse la reunión a nivel de trabajo en Estocolmo, Corea del Norte acusó a Estados Unidos de haber acudido al encuentro “con las manos vacías”. Sin embargo, todavía no se han dado a conocer los detalles de la reunión ni las razones del fracaso, ¿verdad?


Por ahora no, pero sí que hay un “fuego cruzado” de acusaciones verbales entre Corea del Norte y Estados Unidos, y mientras Pyongyang recrimina a Washington no haber cambiado de actitud, este último asegura que llegó a la mesa de negociacion con ideas creativas. Pero el recorrido trazado hasta la fecha permite estimar que esas “ideas creativas” bien podrían ser tareas concretas sobre desnuclearización, para proceder a desbloquear las sanciones. En otras palabras, Washington podría haber insistido de nuevo en la propuesta de suavizar o desactivar las sanciones contra Pyongyang una vez que éste haya cumplido tareas concretas de desarme, generando insatisfacción o nuevas frustraciones entre las filas del régimen norcoreano. Es más, Corea del Norte declaró horas después de anunciar la suspensión de la reunión en Estocolmo, que no volvería a negociar con Estados Unidos hasta que este retire todas las políticas hostiles, una alusión “bastante directa” a las sanciones del Gobierno estadounidense.


El problema es que tanto Corea del Norte como Estados Unidos dicen haber cumplido con su parte del compromiso y cedido lo suficiente en el proceso de desnuclearización, ¿no?


Por un lado, Corea del Norte insiste en que ya ha desmantelado varias instalaciones nucleares, y Estados Unidos enarbola la fuerte reducción de las maniobras conjuntas con el Ejército surcoreano. Así, Pyongyang y Washington aseguran haber dado los “primeros pasos hacia la desnuclearización”, el primero haciendo gala del desmantelamiento de instalaciones, y el último con la adopción de medidas básicas para frenar las hostilidades, pero ambos acusan a la contraparte de no haber hecho lo suficiente en contrapartida. Aunque a estas alturas, más que medir quién hizo más o quien ha mostrado más voluntad, asoma el fantasma de la ruptura de confianza entre las partes, si es que algún día la hubo.


Pero, la desconfianza no es infundada, ¿o sí?


Obviamente no. Es más, cada una de las partes probablemente citarán una larga lista de antecedentes que alimentaron la desconfianza entre Corea del Norte y Estados Unidos, incluyendo la desconfianza de Washington hacia Pyongyang por el Acuerdo de Ginebra, mediante el cual la comunidad internacional se comprometió a ofrecer crudo y reactores de agua ligera a Corea del Norte a cambio de renunciar al desarrollo nuclear. Un prometedor principio que quedó en agua de borrajas al descubrirse que el régimen norcoreano proseguía con el desarrollo nuclear, mientras estaban en marcha los programas de suministro de crudo y de construcción de reactores.


Entonces, ¿es comprensible la firme postura de Estados Unidos de no desactivar las sanciones hasta que Corea del Norte alcance un nivel de desnuclearización satisfactorio?


En parte, sí. Máxime si echa la vista atrás y consulta el archivo de incumplimientos. Pero por la otra parte, también es comprensible el temor y el nerviosismo de Corea del Norte, porque tras muchos años de apostar todo a una sola carta, como es convertirse en una potencia nuclear, renunciar al desarrollo balístico-nuclear podría tener consecuencias indeseadas para Pyongyang, desde la pérdida de capacidad de negociación hasta el desplome de su régimen, en el peor de los casos. Y por nada del mundo desearía correr una suerte similar a la de Gaddafi con el régimen libio. Así que, usando un símil de ajedrez: estarían en tablas.

Contenidos recomendados