Menú principal Ver contenido

Esplendor del otoño en Jangseong

#De Ruta por Corea l 2019-10-10

Corea a Diario

ⓒ Yonhap News


En la provincia de Jeolla del Sur se ubica el condado Jangseong, conocido como el ¨pueblo del color amarillo¨. Todos sus rincones están repletos de este color, pero en otoño llega un verdadero ´festival dorado´. Los arrozales del campo irradian brillo de oro en su máximo esplendor, y los jardines de girasol y los cosmos azufrados pintan con su cálida tonalidad el paisaje del río Hwangryeonggang. Este nombre, que significa dragón dorado, proviene de una leyenda que fluye allí, sobre un dragón de este color llamado Gaon, que todas las noches se convertía en un ser humano para ayudar a los aldeanos. Con el transcurso del tiempo, esa historia cayó en el olvido de la gente, pero ese animal mitológico ha renacido en un bello jardín de flores, que bordea la orilla del río Hwangryeonggang. Con cara de espléndidos girasoles y escamas de cosmos azufradas, el dragón dorado se despierta cada otoño y celebra su resurrección con una auténtica fiesta de flores amarillas, que se extienden infinitamente a lo largo del río. El festival tiene lugar las dos primeras semanas de octubre y ofrece varios programas culturales, pero las flores pueden apreciarse hasta la tercera semana de ese mes. 

El lago Jangsengho es también un lugar de visita obligada por su apacible ruta de senderismo que transporta a un mundo de ensueño. El recorrido comienza por un camino de madera sobre el lago que conduce hasta un denso bosque. Al pasear por allí tendrán la sensación de caminar sobre el agua, rodeados del intenso verde de los árboles, completamente sumergidos en los sonidos de la naturaleza. El paseo completo consta de 6,7 kilómetros, pero si no disponen de tiempo suficiente, les sugiero recorrer el primer tramo de 1,2 kilómetros para ahorrar tiempo y energía, y apreciar los rincones más placenteros y románticos del lago Jangseongho. 

 

Otro sitio que merece la pena visitar en Jangeong son las calles de Van Gogh. ¿Por qué hay una calle dedicada a un pintor holandés postimpresionista en este pequeño condado surcoreano? La respuesta está en el ´amarillo´. Pues, como es sabido, en muchas obras de Van Gogh predomina este color, hasta el punto de que se habla del ¨periodo amarillo¨ o incluso de un ¨amarillo Van Gogh¨, y por eso pusieron el nombre de este pintor a dos callejones. El primero se ubica en el centro del condado, justo detrás de la comisaría de Jangseong. Allí se pueden apreciar una treintena de cuadros que cuelgan de las murallas de la calle, y gracias a su accesibilidad tiene gran afluencia de visitantes. No obstante, el más famoso es el que está en las cercanías del Mercado Saga, en la zona norte del condado. Es un área más tranquila y de ambiente rural, pero aquí es donde verdaderamente se pueden disfrutar de las obras maestras de Van Gogh. Las pinturas en los murales, de exagerados colores, reflejan la vida solitaria y amarga de este gran pintor, y armonizan de alguna manera con las vistas pacíficas y pintorescas del pueblo rural. 

Por último, el tempo Baegyangsa es también uno de los lugares emblemáticos de Jangseong. Construído durante la dinastía Baekje, este santuario se ubica en el Parque Nacional Naejangsan, donde la combinación de montañas y valles en ambos lados crea un hermoso paisaje. La naturaleza revela su belleza durante todo el año, pero especialmente en otoño, cuando los arces adquieren tonos rojizos. Una característica especial de los arces del templo Baegyangsa son sus pequeñas hojas, de tamaño parecido a la mano de un bebé. Pero pese a su pequeño tamaño, su color es de un carmesí excepcionalmente intenso. A finales de octubre, el santuario se llena de visitantes que llegan de todo el país para disfrutar de la belleza del otoño. Pero si no les gustan los lugares muy concurridos, les recomiendo ir antes de esta época, para contemplar un paisaje otoñal más sereno. 


Contenidos recomendados