Menú principal Ver contenido

El coste de ser “aliado de EEUU”

#Destacados l 2019-11-02

Noticias

ⓒYONHAP News

Mientras Estados Unidos exige a Corea del Sur un aumento excesivo de su aportación en los gastos de defensa combinada, hay quienes plantean que ese tema podría perjudicar la alianza entre ambas naciones. En este ambiente, incluso varios senadores estadounidenses han criticado a la Administración Trump y han exhortado a hacer un reparto justo y racional de dichos gastos, considerando la contribución de Corea del Sur como aliado de Estados Unidos.

En estos momentos, Seúl y Washington continúan negociando el reparto de los gastos de defensa combinada y entre el 22 y el 23 de octubre mantuvieron la segunda ronda de conversaciones para actualizar el acuerdo pertinente. No obstante, parece que las negociaciones no avanzan fluidamente al exigir el Gobierno estadounidense un aumento exorbitante de la aportación de Corea para estacionar y gestionar sus fuerzas y equipos militares en la península coreana, incluso hasta 5.000 millones de dólares, cifra que quintuplica la parte que asume Seúl actualmente.

La postura de las autoridades surcoreanas al respecto es de bastante prudencia, tal y como refleja una reciente declaración del nuevo embajador coreano para Estados Unidos, Lee Soo Hyuk, quien comentó que no hay necesidad de aferrarse a los números, ya que las negociaciones apenas están en su fase inicial. No obstante, es difícil a estas alturas vaticinar un desarrollo armonioso, ya que el aumento que reclama Washington va ligado a las ideas y percepciones del presidente Donald Trump sobre la alianza militar entre su país y Corea. Algo que figura claramente en el libro que hace poco publicó el exsecretario de Defensa estadounidense James Mattis, quien cita comentarios de Trump sobre su intención de retirar las tropas estadounidenses de la península coreana y exigir a Seúl una aportación de 60.000 millones de dólares para los gastos de defensa combinada. Es más, el libro recuerda que el mandatario estadounidense se refirió en una ocasión a Corea del Sur como “monstruo explotador de Estados Unidos”.

Mientras, una nueva variable en las negociaciones es la petición de Estados Unidos de incluir en los gastos compartidos de defensa aquellos no sujetos actualmente a reparto en base al SOFA, Acuerdo sobre el Estatus de las Fuerzas Estadounidenses en Corea. Dicho pacto estipula que los costes de defensa que Seúl y Washington deben cubrir conjuntamente son el salario de coreanos contratados por el Ejército estadounidense, los costes de construcción de infraestructuras militares y el coste de las municiones.

Así las cosas, las negociaciones no se prevén nada sencillas, si bien las autoridades competentes afirmaron que se esforzarán por llegar a un resultado aceptable para ambas partes.

Contenidos recomendados