Menú principal Ver contenido

Aplazamiento condicional de la suspensión del GSOMIA

#Destacados l 2019-11-23

Noticias

ⓒYONHAP News

El día 22, a falta de unas horas de efectuarse la suspensión del GSOMIA, el acuerdo de intercambio de información militar con Japón, el Ejecutivo de Seúl la aplazó con la condición de que el vecino país acepte dialogar sobre las medidas que adoptó para restringir la exportación de algunos bienes estratégicos a Corea del Sur. La moratoria llega en el último minuto y se analiza refleja la actitud cambiada del gabinete de Tokio, que hasta hace muy poco se mostraba reacio a mantener siquiera consultas sobre las aludidas limitaciones comerciales y su cancelación. La mayoría evalúa que por esta situación el Gobierno surcoreano “merece una buena nota en diplomacia”, aunque también hay quienes opinan que al no fijar un plazo concreto para retirar las restricciones a la exportación, Japón puede dilatar los procedimientos pertinentes insistiendo en que Corea del Sur proponga una solución aceptable desde su punto de vista al problema de la explotación laboral cometida por empresas niponas durante el colonialismo.

Al respecto, se informa que hubo intensas negociaciones “por debajo de la mesa” entre Seúl y Tokio, en las que ambas partes cedieron. Y como resultado de esas consultas, las autoridades surcoreanas anunciaron que pospondrán suspender el GSOMIA bajo la premisa de que en cualquier momento podría proseguir con ello, mientras que las japonesas declararon que entienden la postura del Gobierno de Corea y acepta conversar sobre la cancelación de las restricciones comerciales en reuniones a nivel de directores entre los ministerios competentes.

Sin embargo y por mucho que enfatice la administración de Seúl que fue exitosa su estrategia de presionar a Tokio con el GSOMIA para que reconsidere las restricciones a la exportación, existen opiniones escépticas. Pues es claramente palpable en el anuncio del Gobierno japonés que su postura no ha cambiado, pese a acceder a dialogar sobre dicho tema después de rechazarlo tajantemente durante meses. Es más, las autoridades niponas dieron a entender que acepta dicho diálogo para condescender con Corea del Sur, sin embargo aclararon que el control que ahora imponen sobre la exportación al mercado surcoreano no guarda relación alguna con el GSOMIA. Expresaron así una postura disonante respecto a la del Gobierno surcoreano, que afirma que el sí de Japón al diálogo sobre las restricciones comerciales constituye un paso hacia atrás de ese país a cambio de su decisión de hacer un alto en la suspensión del GSOMIA. Resumiendo, podría decirse que el conflicto persiste y que el aplazamiento condicional de la suspensión de ese acuerdo es tan solo una pausa momentánea.

Mientras tanto, Estados Unidos declaró sobre este asunto que da su bienvenida a la decisión de Corea del Sur de renovar el GSOMIA y que su recomendación tanto a Seúl como a Tokio es que sigan dialogando para encontrar soluciones duraderas a sus problemas relacionados con el pasado histórico. Sin embargo, cabe notar que Washington se refirió a la reciente decisión del Gobierno surcoreano puntualmente como “renovación del GSOMIA” y no como “suspensión aplazada”, que es la expresión que usa Seúl al manifestar que es condicional el mantenimiento del pacto y que este puede ser suprimido en cualquier momento, bien pudiendo esta incongruencia léxica representar la distancia entre las posturas de Corea y Estados Unidos sobre el GSOMIA, al tiempo de anticipar que este asunto no se resolverá fácilmente.

Contenidos recomendados