Menú principal Ver contenido

El cantante Park Chun Jae

#Al son de Corea l 2019-11-27

Al son de Corea


A fines del siglo XIX y principios del siglo XX, entró a raudales la cultura occidental en Corea. Gojong, el último rey de la Dinastía Joseon, fue un monarca abierto a los cambios e innovaciones. Era aficionado al café, no tenía reparos en andar en automóvil y permitió que el palacio Gyeongbokgung fuera iluminado con electricidad. Se cuenta que un consúl estadounidense le mostró un gramófono traído de su país. Fascinado, Gojong quiso comprobar cómo el aparato grababa los sonidos y mandó a llamar a un cantante de la corte que se llamaba Park Chun Jae. El aparato grabó al cantante y volvió a reproducir su canto de manera idéntica para maravilla de todos los presentes. En esa época mucha gente creía que podía perder el alma si se dejaba fotografiar y el rey Gojong le dijo en broma: “Ahora que te has dejado grabar, has perdido diez años de vida”. Sin embargo, la broma no amedrentó a Park Chun Chae, quien, con el correr de los años, se convirtió en el cantante que grabó mayor número de álbumes durante el período de la dominación japonesa. Como primer tema de hoy, escucharemos una canción folklórica de la provincia de Gyeonggi. 

“Canción del palacio Gyeongbokgung” - Chae Su Hyun y Segunda Luna


Park Chun Jae nació en Seúl a principios de los años 1880. Estudió los clásicos chinos cuando era pequeño, pero se aficionó tanto al canto que aprendió las canciones folklóricas de Gyeonggido con los artistas más afamados de la época. A los quince años fue contratado para trabajar en la corte como encargado de organizar las fiestas y actuaciones en el palacio real. Una de sus ocupaciones diarias era proporcionar música para el descanso al rey Gojong y a su hijo el príncipe heredero Yeongchin. La amistad con el príncipe continuó incluso cuando Yeongchin fue enviado a Japón a los once años. Cada vez que Park Chun Jae iba a grabar a Japón, visitaba al príncipe y le cantaba canciones que aliviaban su añoranza de Corea. Además de ser un gran cantante, Park Chun Jae tenía un gran talento para la comedia. Sus actuciones, que se llamaban “jaedam”, combinaban el canto y los gags cómicos. Era tan famoso que la gente lo reconocía en las calles aunque en esos tiempos no había televisión. Escuchemos un remake moderno de uno de sus “jaedam”. 

“Las quejas de un perro” - Jeon Byeong Hun.


Park Chun Jae inventó un espectáculo de marioneta llamado “baltal”, que literalmente significa “máscara de pies”. Consistía en un muñeco sin piernas que era accionado por las manos y las piernas de una persona oculta detrás de una cortina negra. Mientras tanto, un cantante cómico cantaba y hablaba con el muñeco sobre el escenario deleitando al público. El baltal fue declarado en 1983 como Patrimonio Cultural Intangible de Corea nº 79. Por la invención de este espectáculo y la diversión que proporcionó a la gente en los tiempos difíciles y oscuros de la dominación japonesa, Park Chun Chae seguirá siendo largamente recordado en la historia del espectáculo de Corea. Hoy concluiremos con el remake de una de sus piezas de “jaedam” más geniales. Se llama “Canción de Jang Dae Jang” y es la historia del hijo de una familia muy rica que despilfarra la fortuna familiar y se casa con una chamana para deshonor de su apellido. 

“Canción de Jang Dae Jang” - Baek Yeong Chun y Choi Yeong Suk

Contenidos recomendados