Menú principal Ver contenido

Huír del frío en un jjimjilbang

#De Ruta por Corea l 2020-01-09

Corea a Diario

© The Skyland

Uno de los lugares que más frecuentan los coreanos en invierno es el jjimjilbang, una especie de baño público que forma parte de la cultura coreana contemporánea. Los amantes de las telenovelas coreanas, seguramente tendrán una idea de qué esperar y qué se puede hacer en estos espacios, pues en los aclamados dramas se ven hombres y mujeres en pijamas que comen huevos cocidos y descansan a sus anchas en las saunas coreanas. Pero esas escenas típicas son solo una pequeña parte de todo lo que ofrecen los jjimjilbang.  

Por lo general, las también llamadas ¨saunas coreanas¨ son más bien un miniparque de ocio en el que pueden pasar todo un día de máximo relax y diversión. Suelen estar divididos en dos zonas: la zona de baños e higiene, que siempre está separada por sexos, y donde pueden asearse y relajarse, y las zonas comunes, donde se permite la entrada a ambos sexos, que están equipadas con un sinfín de opciones de ocio, tanto si van solos, como si van con pareja o amigos. Prácticamente todos los jjimjilbang abren las 24 horas del día, por lo que es una buena opción para ir a cualquier hora; antes del trabajo, después de un día duro de turismo, e incluso después de una noche de juerga. Para muchos coreanos supone una perfecta y económica opción para relajarse, asearse y divertirse. 

¿Pero qué se puede hacer concretamente en un jjimjilbang? 

Pues, absolutamente de todo. En la zona de baños, por ejemplo, pueden gozar de baños termales, saunas y baños turcos, así como de masajes corporales y cuidados estéticos. En tanto, en las zonas comunes encontrarán todo tipo de servicios, incluidos restaurantes, cafeterías, zonas para dormir, karaokes, cibercafé, gimnasios, y todo lo que uno necesite para disfrutar de la estancia.  


© The Skyland

Puede que hayan ido a saunas en otros países, pero el concepto de jjimjilbang solo existe en Corea del Sur. Una gran diferencia es que en la sección de baños –separada por géneros-, todos van como dios les trajo al mundo, sin ropa. A algunas personas puede parecerles chocante, pero en la sauna coreana todos están acostumbrados. Así que, solo deben unirse al deleite, tomar una rica ducha, y disfrutar las distintas mini piscinas, de diferentes temperaturas, o con una infusión de alguna hierba con propiedades medicinales.

Una vez bien limpitos y relajados, pueden ponerse la ropa que les dieron al registrarse y entrar en la zona común, donde pueden comer, hacer ejercicio, hablar con amigos o cualquier actividad que les apetezca dentro de la inmensa oferta del jjimjilbang. Además, también hay saunas a las que se pueden entrar con su pareja o amigos, pues son para ambos sexos. Las salas se dividen en diferentes temperaturas, aromas y temáticas. Lo ideal sería quedarse un rato, no más de unos minutos, y luego entrar otro rato en las llamadas ´cuevas de hielo´, pues dicen que alternar calor y el frío ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo y a purificar la sangre. 

A los que vayan por primera vez al jjimjilbang, puede parecerles un lugar extraño o quizá sentir vergüenza, pero si se olvidan de la mirada ajena, les aseguro que podrán llevarse una experiencia muy divertida y única en Corea del Sur.

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >