Menú principal Ver contenido

Los festejos para recibir la primavera

#Al son de Corea l 2020-02-05

Al son de Corea


Según el calendario de las divisiones estacionales, ayer fue Ipchun o comienzo de la primavera. Sin embargo, las temperaturas no se ajustan mucho a este nombre estacional, ya que suele hacer bastante frío en esta época del año. Más que el comienzo de la primavera, parece pleno invierno. Sin embargo, nos llegan buenas noticias del sur, ya que han empezado a florecer las camelias y las flores de los ciruelos. Aunque todavía es demasiado pronto para sentirla a flor de piel, no hay duda de que la primavera está en camino. El primer tema que escucharemos hoy para animar su pronta llegada es la “Canción de las flores del ciruelo”, cuyos primeros versos dicen así: “Flores del ciruelo, ha llegado la primavera al viejo tronco y deberíais florecer en sus ramas, pero vuelan los copos de nieve en el aire y no te atreves a salir”. Imagínense las tímidas florecillas asomando en las ramas y agitando sus pétalos sonrosados bajo el viento frío:

“La canción de la flor del ciruelo” - Lee Yun Jin


Antiguamente los campesinos pronosticaban cómo sería la cosecha de ese año observando las raíces de la cebada. Si al arrancar un brote de esta planta encontramos muchas raíces, predecían que sería una buena cosecha. En cambio, si el brote tenía pocas raíces, la cosecha sería pobre o mala. Esta no era una buena época del año para los pobres, ya que empezaba a agotarse el arroz del granero. Entonces cifraban toda su esperanza en que la cebada arraigara bien y diera abundantes granos para poder superar el período de hambre y escasez de la primavera. Este sábado 8 de febrero es la primera luna llena del año. En estos días casi no se celebra la fecha, pero en otros tiempos se observaban costumbres y se festejaba el día de un modo incluso más animado que el primer día del año nuevo lunar o Seolnal. En los pueblos realizaban ritos chamánicos para atraer la buena fortuna y celebraban juegos colectivos, como el de tirar de las cuerdas, que fortalecían la solidaridad y los lazos comunales. En las áreas costeras meridionales, las mujeres se reunían bajo la luna llena para celebrar el ganggangsullae, que consistía en bailar y cantar formando rondas y círculos. Era la manera en que las mujeres le pedían abundancia, salud y buena fortuna a su astro. 

“Ganggangsullae” - Estudiantes del Bachillerato de Artes Tradicionales de Namwon


En los viejos tiempos no se permitía que las mujeres salieran solas y menos de noche. Sin embargo, la noche de la primera luna llena del año, podían quedarse cantando y bailando toda la noche. Sin importar la edad que tuvieran o la clase social a la que pertenecieran, todas se mezclaban y disfrutaban plenamente de la festividad. La ocasión unía a las mujeres y les daba las fuerzas suficientes para pasar el año en un mundo particularmente díficil para ellas. Los hombres tampoco lo tenían todo fácil. Los seonbi o nobles que se dedicaban al estudio del confucianismo debían mantener siempre una conducta serena y decorosa. Hay un poema que se burla de estos hombres que debían cuidar mucho su imagen. Habla de un seonbi que ve una sombra en la ventana y, creyendo que se trata de su amada, sale corriendo precipitadamente a recibirla para descubrir que no es más que la rama de un árbol. Mirando a todas partes, dice que es un alivio que sea de noche y nadie lo haya visto portándose como un tonto. 

“Eonlak” - Lee Dong Gyu

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >