Menú principal Ver contenido

Impacto económico del coronavirus

#Destacados l 2020-02-08

Noticias

ⓒYONHAP News

La fábrica de Hyundai Motor en Ulsan y la de Sssangyong Motor en Pyeongtaek dejaron de operar esta semana debido al desabastecimiento de repuestos, derivado de la paralización de las actividades manufactureras en China por la propagación del coronavirus. Así, el impacto de esta nueva alerta sanitaria ya se deja sentir en Corea, en primera instancia entre la industria automotriz, aunque se estima que pronto repercutirá en otros sectores.

En concreto, el repuesto cuya escasez frenó la operativa en dichas fábricas es el arnés de cables, una configuración de cableado diseñada para dispositivos específicos, en este caso automóviles, que hoy en día llevan múltiples aparatos o sistemas eléctricos, como radios, cerraduras de puertas, ventanas y otros accesorios digitales. Se trata de un repuesto usado en las fases iniciales del ensamblaje de coches, pues esos cables son como los vasos sanguíneos de los vehículos. Sin embargo, debido a que el diseño del cableado difiere en cada modelo y complica la gestión de existencias, las empresas automotrices no suelen tener un amplio stock de arneses de cables. De ahí que se agotaron en las mencionadas plantas de Hyundai y Ssangyong, y no tuvieron otra alternativa que suspender la producción.

Concretamente, Ssangyong interrumpió la operación de su fábrica en Pyeongtaek el día 4 y anunció que seguirá inoperativa hasta el 12 de febrero, al menos por una semana. Hyundai, por su parte, detuvo primero una línea de ensamblaje de su Fábrica 5 de Ulsan, para ir ampliando esta medida a toda su red nacional de producción.

Otras empresas están en una situación relativamente mejor, pues Kia y GM Korea cuentan con un mayor stock. No obstante, de continuar estancadas las actividades manufactureras en China, no podrán evitar paralizar sus plantas. Y lo peor es que en ese caso, el problema no será solo el desabastecimiento de arneses de cableado, sino también de otros repuestos.

De momento, el sector donde ha impactado más el coronavirus es el automotriz. Sin embargo, no es difícil pronosticar que las repercusiones llegarán a otras industrias, máxime porque China tiene la fama de ser la “fábrica del mundo” y porque también hay muchas empresas surcoreanas que establecieron bases productivas en ese país, o trasladaron gran parte de sus fábricas allí. Entre esas empresas figuran tres colosos de la economía surcoreana: Samsung, SK y LG, cuyas fábricas de electrodomésticos y de baterías en China están inactivas u operan con muy poco personal.

Obviamente, el coronavirus también ha impactado en las industrias de aviación, turismo y hostelería, ante las inevitables medidas adoptadas por las autoridades para restringir los flujos migratorios y de viajeros internacionales.

Así las cosas, se calcula que pese a los esfuerzos del Gobierno y de las empresas por superar la actual situación de emergencia, la economía real de Corea del Sur  registrará pérdidas significativas, ante el ineludible descenso de las tasas de crecimiento.

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >