Menú principal Ver contenido

Crecimiento negativo en 2020

#Destacados l 2020-09-12

Noticias

ⓒYONHAP News

El KDI, Instituto de Desarrollo de Corea, revisó esta semana a la baja su previsión económica para 2020, recortando la tasa estimada de crecimiento del 0,2% anteriormente presentada al -1,1%.

El KDI presenta, por lo general, su pronóstico sobre la economía nacional dos veces al año, en mayo y en noviembre. Sin embargo, esta vez hizo el anuncio del segundo semestre de forma anticipada, unos dos meses antes de lo usual, lo que refleja que el diagnóstico que hizo en la primera mitad del año falló y que el COVID-19, en lugar de remitir, entró en una nueva fase de rápida propagación.

Ante la situación actual, en la que la pandemia sigue amenazando tanto la salud de los ciudadanos como la economía del país aunque los contagios disminuyen lentamente tras tocar pico en agosto, el Instituto de Desarrollo de Corea prevé que en 2020 la economía nacional decrecerá un 1,1% y que casi no existen esperanzas para un repunte en V. Encima sostiene, en tono pesimista, que esta previsión puede ser nuevamente revisada a la baja si la expansión del virus no se ralentiza y las autoridades se ven obligadas a endurecer aún más las pautas de confinamiento y distanciamiento social, hasta elevarlas a nivel 3, el máximo.

Más detalladamente, dicha entidad vaticina que el consumo privado disminuirá este año un 4,6% para recuperarse ligeramente en 2021 con un aumento del 2,7%. Estas estimaciones se distancian claramente del pronóstico anterior, que auguraba una contracción del 2% para 2020 y un incremento del 5,3% para el próximo año. En este tenor, el análisis del KDI es que la coyuntura actual no permite tener el optimismo de que el consumo privado mejorará a corto plazo dada la actividad económica limitada debido al temor al contagio y la subsiguiente merma de los ingresos de los ciudadanos.

Asimismo, pronostica que las exportaciones decrecerán un 4,2% durante el presente año, mientras que las inversiones se ampliarán un 4,2% en las relacionadas con equipos y maquinaria, y un 1,1% en aquellas vinculadas a las construcciones. Además, presenta que los precios al consumidor subirán un 0,5% y la tasa de desempleo llegará al 4%.

En base a estas previsiones, el KDI enfatiza que las políticas económicas nacionales deben ser gestionadas con dos objetivos centrales: soportar la presión de la crisis del COVID-19, y mantener estables los sistemas económicos y sociales del país. Recomienda, para ello, aplicar políticas fiscales que puedan secundar firmemente las tareas sanitarias a fin de reprimir la pandemia y elevar la eficiencia fiscal con miras a ofrecer un mayor amparo a las clases vulnerables más afectadas por el COVID-19, además de orientar las políticas monetarias para responder mejor a la desaceleración económica y la amenaza latente de la deflación.

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >