Menú principal Ver contenido
Go Top

Cheongwadae, la Casa Azul

#De tour por Seúl l 2022-05-11

Corea a Diario

ⓒ Getty Images Bank

Quizás algunos se imaginen que la casa de gobierno, conocida como Cheongwadae o Casa Azul, está en boca de todos porque se ha celebrado recientemente allí la ceremonia de asunción del nuevo presidente coreano Yoon Seok Yeol. Eso es cierto pero solo en parte. Cheongwadae se ha convertido en el lugar más candente de Seúl porque el nuevo presidente prometió en su campaña electoral que no residiría ni gobernaría en la Casa Azul, sino que abriría las puertas de este hermoso espacio para el disfrute de la ciudadanía. Cumpliendo su promesa, desde el 10 de mayo, que fue el día de la investidura presidencial, la Casa Azul ha sido abierta al público. Como el deseo de conocer por dentro el Cheongwadae es enorme estos días, para realizar la visita es preciso reservar con bastante anticipación. Veamos en primer lugar su ubicación y su historia. La Casa Azul se encuentra en el barrio de Seochon, detrás del palacio Gyeongbokgung. En el pasado, la zona formaba parte de los jardines posteriores del palacio y allí solían realizarse los exámenes estatales para elegir a los funcionarios de gobierno en los tiempos de la dinastía Joseon. Durante los años de la dominación japonesa, los nipones celebraron anualmente la Exposición Joseon en esos jardines posteriores y después ubicaron la residencia del gobernador general japonés en ese lugar. Cuando se fundó oficialmente la República de Corea el 15 de agosto de 1948, el primer presidente del país Rhee Syngman instaló allí la sede de gobierno. Se le dio el actual nombre de Casa Azul en la época del cuarto presidente electo del país, cuando se le colocó el tejado de tejas azules que caracteriza a la edificación. Cheongwadae significa precisamente “la casa de las tejas azules”.


La Casa Azul es un conjunto ajardinado que consta de varios edificios, construidos en su mayoría al estilo tradicional. La superficie completa del lugar cubre aproximadamente 250.000 metros cuadrados. Desde antiguo, los especialistas en geomancia consideraron la zona como sumamente auspiciosa, pues, por detrás, está rodeado de montañas; y por delante, fluyen dos cursos de agua: el arroyo Cheonggyecheon y el río Han. Veamos los edificios principales. El primero es la Casa Azul o casa de gobierno propiamente dicha, que se reconoce por sus tejas azules. Fue construido de nuevo en 1991 y se trata de una construcción tradicional flanqueada simétricamente por dos edificios menores. Lo que le añade mayor belleza y majetuosidad al conjunto es el monte Bugaksan, que se yergue grandioso como paisaje de fondo. Otro edificio imponente es el Yeongbingwan, donde se realizan las recepciones oficiales cuando un jefe de estado extranjero visita Corea. Otro conjunto arquitectónico llamativo es la residencia presidencial, es decir, la residencia privada que el presidente comparte con su familia. Es una casa tradicional hanok hecha totalmente de madera.


Encontramos otras construcciones menores, pero no menos interesantes. Una de ellas se llama Sangchunjae, “eterna primavera”. Es una típica casa tradicional hanok, donde se suelen celebrar reuniones no oficiales con mandatarios extranjeros e invitados. Otra construcción de estilo tradicional es el Chunchugwan, que era el nombre del cargo que ostentaban los cronistas reales en los tiempos de la dinastía Goryeo y Joseon. No puede ser más adecuado este nombre, pues el Chunchugwan es la sala de prensa de la Casa Azul, es decir, donde los presidentes se encontraban con los periodistas, que en cierto modo son los que escriben la historia en los tiempos modernos. Además de los edificios, son hermosos y muy extensos los espacios ajardinados. De estos, vale la pena que mencionar la Colina del Mugunghwa, donde en agosto florece a raudales la flor nacional de Corea, y el Nokjiwon, donde crecen más de 120 especies de árboles, en su mayoría plantados por mandatarios extranjeros en actos conmemorativos de su visita. Por último, hay que mencionar que los senderos de las montañas adyacentes también se han abierto al público, para delicia de los aficionados al montañismo, que ahora pueden recorrerlos con total libertad.

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >