Menú principal Ver contenido

Los sentimientos de Chuseok

#Al son de Corea l 2019-09-11

Al son de Corea


En la historia de Sim Cheong, Cheong sacrifica su vida lanzándose al mar para que su padre pueda recuperar la vista. Conmovido por su devoción filial, el Gran Emperador de Jade no solo le salva la vida sino que se casa con ella. Sin embargo, a pesar de que se ha convertido en emperatriz y goza de todo tipo de lujos y placeres, Cheong no puede dejar de preocuparse por su padre, al que imagina solo y sin nadie que lo cuide y, sobre todo, desolado por la muerte de su hija. Un día que ve volar una bandada de gansos por cielo otoñal, Cheong desea tener alas para poder ir a ver a su padre, pero como no le está permitido dejar el palacio celestial, decide escribirle una carta. Es una noche en que la luz de la luna llena y el canto de los grillos llenan la estancia. Llevada por el ambiente y la emoción, escribe de un tirón la carta, pero al final se echa a llorar porque se da cuenta de que no puede hacérsela llegar a su padre. 

“Chuwolmanjeong” – Voz de Seong Chang Sun


El otoño es la estación de la abundancia, pues los campesinos cosechan el arroz y otros frutos cultivados con esfuerzo a lo largo del año. El tiempo no puede ser más agradable, pues no hace calor ni frío, y el cielo es de un azul límpido y profundo. En esta época del año se ubica la festividad de Chuseok, cuyo propósito es agradecer y celebrar la cosecha que corona meses de trabajo y dedicación. Junto con el Año Nuevo Lunar, es la festividad tradicional más importante de Corea y se celebra en compañía de la familia y los amigos. Por esta razón, es también la época del año en que los coreanos que viven fuera del país o lejos de su pueblo natal echan más de menos a sus padres y a los seres queridos que están lejos. Y este es un sentimiento que no disminuye, a pesar de contar con el teléfono e internet, pues la añoranza y los anhelos de salud y buena fortuna para los seres queridos no han cambiado en absoluto a pesar del paso del tiempo y las transformaciones propias de la vida moderna. ¿Qué tal si pronunciamos nuestro deseos de Chuseok mientras escuchamos la siguiente pieza musical? Se trata de los primeros dos movimientos de un tema instrumental para la cítara geomungo.

“Dalmuri” - Jeong Dae Seok en el geomungo


Las festividades no son una bendición para todo el mundo. Para muchos que pasan dificultades económicas o se encuentran demasiado lejos de su familia, los días de Chuseok pueden ser tristes y solitarios. Hay una historia tradicional que describe muy bien lo que puede representar Chuseok para los pobres. Se trata de la historia de Heungbo, que no tiene nada con que alimentar a sus hijos en Chuseok y decide hacer un potaje con las calabazas maduras que han crecido en un rincón de su patio a partir de la semilla que le trajo una golondrina por haberle curado una pata rota. Cuando corta las calabazas, se derraman por el suelo una cantidad indescriptible de arroz, monedas y joyas. Para mayor maravilla, las calabazas vuelven a llenarse apenas son vaciadas. Al verse bendecido con semejantes tesoros, Heungbo llama a sus vecinos y también a toda la gente necesitada del pueblo para compartir con ellos su riqueza y buena fortuna. Con el deseo de compartir con todos nuestros oyentes los deseos de abundancia y felicidad de Chuseok, concluimos el programa de hoy con el fragmento del pansori “La canción de Heungbo” en que el personaje abre las calabazas mágicas.

“Heungbo corta las calabazas” - Voz de Ahn Sook Seon

Contenidos recomendados