Menú principal Ver contenido

Tensión extrema en la península coreana

#Destacados l 2020-06-20

Noticias

ⓒYONHAP News

La situación de la peninsula coreana va de mal en peor dados los últimos acontecimientos, como el bloqueo por parte de Pyongyang de todos los canales de contacto directo entre las dos Coreas, seguido por la demolición del edificio de la Oficina de enlace intercoreana.

Las declaraciones que lanza el Norte contra el Sur están a su vez llenas de hostilidad, criticando severamente a las autoridades de Seúl e incluso describiendo al actual Gobierno surcoreano como “el más inepto de la historia”.

Ante esta actitud del régimen norcoreano, el Ejecutivo de Corea del Sur adoptó una postura más firme, máxime al intensificar Pyongyang la ofensiva verbal al presidente Moon Jae In y al anticipar la ruptura del acuerdo militar firmado durante la Cumbre Intercoreana de septiembre de 2018. La seriedad con la que las autoridades de Seúl toman el panorama actual se nota también en la dimisión del ministro de Reunificación e igualmente en los comentarios oficiales del Ministerio de Defensa, que advirtió de que Corea del Norte deberá asumir las consecuencias de realizar provocaciones militares.

Si bien es imposible predecir cómo evolucionará esta tensión extrema entre las dos Coreas, lo importante a estas alturas es analizar objetivamente a qué se debe el tan fuerte descontento de Pyongyang hacia el Gobierno surcoreano. Al respecto, la opinión predominante es que la actual conducta beligerante de Corea del Norte refleja su frustración. Pues desde su punto de vista, es injusto que después de haber mostrado que tiene buena disposición para avanzar en el proceso de desnuclearización, manteniendo cumbres con Corea del Sur y Estados Unidos, así como deteniendo los ensayos nucleares y balísticos, las sanciones internacionales en su contra se mantengan sin siquiera una previsión de que serán relajadas pronto. Dicho esto, el resentimiento que siente puntualmente hacia Corea del sur tiene que ver con la evaluación de que Seúl, aún proclamándose como el “sujeto principal” de los asuntos de la península coreana, fracasó en convencer a Washington, que es reacio a relajar las sanciones antes de lograr la desnuclearización. 

Para Corea del Sur, Corea del Norte, si bien no es un estado extranjero en un sentido pleno, definitivamente es un país separado hoy en día, así como un enemigo en un contexto en el que el enfrentamiento militar prevalece en la península coreana, pero también su contraparte en el diálogo para la paz. Esta relación tan compleja dificulta la interacción y deja como método viable casi único para superar los problemas el diálogo basado, tanto en la confianza mutua y la paciencia, como en un férreo sistema de defensa, por muy parajójico que suene esto.

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >