Menú principal Ver contenido

‘El vendedor de pinceles’

#Páginas y Autores l 2020-10-27

Páginas y Autores

ⓒ Getty Images Bank

La mujer colgó el abrigo empapado del viejo Seo cerca del hogar de la cocina para secarlo. Tras ofrecerle una cena frugal, comenzó a hablarle de su hijo.

En ese instante, los ojos de la mujer se fijaron en los calcetines de Seo, que tenían agujeros en el talón y en los dedos, y se ofreció a hacerle unos nuevos, pues pronto llegaría el invierno. 

Seo sintió un agradecimiento tan grande que no pudo articular palabra.

La mujer terminó de hacerle los calcetines bien entrada la noche. Las manos del viejo Seo temblaron de nerviosismo al recibirlos. Sabía que la amabilidad de la mujer nacía del anhelo de que su hijo volviera a casa sano y salvo, pero lo cierto es que nadie le había tratado con tanta calidez y afecto como ella en sus setenta años de vida.


중늙은이 여인은 서노인의 젖은 두루마기를 부뚜막에 말려주었다.

그러다가 여인의 눈이 서노인의 발에 가 머물렀다.

발뒤축이 보이고 발가락이 드러난 양말짝이었다.


중늙은이 여인이 이제 날도 추워질텐데 버선 한 켤레를 지어주겠노라고 했다.

서노인은 너무 황송스러워 얼른 무어라 대꾸도 하지 못했다.


밤 깊기까지 버섯 한 켤레를 다 지었다.

그것을 지켜보는 서노인의 손이 절로 떨렸다.

여인이 이렇게 버선을 지어주는 것은 그것이 머언 타향에 가 

생사를 모르는 자기 아들을 위한 선심에서 나온 것이라고 하더라도,

서노인으로서는 칠십 평생에 처음 맛보는 따뜻한 정의가 아닐 수 없었다.



Entrevista a la crítico literaria Jeon So Yeong:

El encuentro con esa viuda que le confecciona tan generosamente un par de calcetines fue seguramente el episodio más cálido e importante en la vida del viejo Seo. Debido a su vida ambulante y a su discapacidad, entendemos que no pudo establecer ninguna relación afectiva con otra mujer. La viuda le ofrece su casa, pero él no vuelve a pasar por allí, pues no quiere aprovecharse de su generosidad. En esencia, no quiere manchar el hermoso recuerdo que conserva y, en cambio se compromete regalarle su mejor pintura como muestra de agradecimiento. Con esta actitud, Seo demuestra que es un hombre íntegro y de buenos sentimientos, que sabe valorar los vínculos humanos.



No había duda, era un viejo pordiosero y estaba muerto. Pero al jefe de la aldea le pareció familiar el fardo que el mendigo llevaba en la espalda. Al mirarlo con detenimiento, reconoció el costal del viejo Seo. Ordenó a uno de los hombres de la aldea que lo abriera, y salieron a la luz los pinceles y las tintas que no había logrado vender, así como un paquete cuidadosamente envuelto en papel blanco.

El jefe de la aldea abrió el paquete. Contenía un poco de dinero y un par de calcetines nuevos que no parecían haber sido usados nunca. También había una breve nota. En ella pedía usar el dinero para los gastos de su funeral y que le pusieran esos calcetines cuando lo amortajaran.


틀림없이 늙은 거지 하나가 죽어 넘어져 있었다.


그런데 동장의 눈에 어딘가

이 늙은 거지의 메고 있는 괴나리 봇짐이 낯익었다.

다시 자세히 보니 그것은 다른 사람 아닌 서노인의 것이었다.


동네 사람들을 시켜 괴나리봇짐을 풀어보았다,

돈 얼마큼과 아직 한번도 신지 않은 진솔 버선 한 켤레가 나왔다.

그리고 거기 종잇조각이 있어, 이런 뜻의 글이 적혀 있었다.


여기 들어있는 돈으로 장례를 치러 달라,

그리고 그 때에는 수고스러운 대로 

여기 같이 들어 있는 버선을 신겨 달라는 것이었다.




Autor:

Hwang Sun Won nació en 1915 en Daedong, provincia de Pyeongando, Corea del Norte y falleció en 2000 en Seúl. Sus relatos más conocidos son ‘El chubasco’, ‘Las grullas’ y ‘El viejo alfarero’.

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >