Menú principal Ver contenido

Los instrumentos de cuerdas que se tocan por pulsación

#Al son de Corea l 2020-11-18

Al son de Corea


Muchos de los instrumentos de cuerdas occidentales se tocan frotando las cuerdas con un arco. En Corea también existen, como el violín haegeum y la cítara ajaeng. Sin embargo, los instrumentos de cuerdas principales, como el geomungo, el gayageum o la bipa, no se tocan frotando las cuerdas, sino pulsándolas con los dedos o un plectro. Hoy dedicaremos el programa a este tipo de instrumento de cuerdas. Empezaremos conociendo la cítara gayageum. Se cuenta que su inventor fue el rey Gasil de Gaya. Gaya era una confederación de pequeños estados tribales en la porción meridional de la península coreana que existió entre los siglos I y VI de nuestra era. Como los dialectos y la música de los estados tribales eran todos diferentes, el rey Gasil creó el gayageum para unificar culturamente al reino. Un músico de la corte llamado Ureuk fue el encargado de componer una pieza musical basándose en las músicas regionales y de interpretarla con la cítara gayageum. Poco antes de que Gaya se derrumbara ante Silla, Ureuk dirigió a la corte del rey enemigo con el gayageum y se rindió ante él. Puede que haya sido un acto de traición, pero lo cierto es que gracias a él, el gayageum no desapareció con Gaya, sino que perduró hasta la actualidad. La pieza que escucharemos es un sanjo de gayageum del maestro Choi Ok Sam, específicamente la parte del ritmo jajinmori.

“Sanjo de gayageum de Choi Ok Sam (jajinmori)” – Ham Dong Jeong Wol en el gayageum y Kim Myeong Hwan en el tambor


Durante más de mil años la cítara gayageum se conservó sin cambios hasta que en el siglo XIX, a fines de la dinastía Joseon, se redujo el tamaño del instrumento y el espacio entre las cuerdas para interpretar el sanjo de gayageum, que es un género de música instrumental que se caracteriza por sus variaciones y ritmo rápido. Comienza con un ritmo muy lento, pero a medida que transcurre la interpretación, se agiliza y termina con un ritmo arrebatado. Ahora conoceremos la cítara geomungo. A diferencia de la cítara gayageum, cuyas cuerdas se pulsan con los dedos, el geomungo se toca con un plectro. El plectro del geomungo es una varilla de bambú, semejante en grosor y largo a un lápiz, que se coloca entre los dedos índice y mayor de la mano derecha. El geomungo tiene seis cuerdas hechas de seda, pero se utilizan principalmente dos de ellas en la mayoría de las composiciones. Una se llama “yuhyeon”, es la más delgada y produce un sonido ligero y agudo; la otra se llama “daehyeon”, es el doble o triple de gruesa y produce un sonido pesado y grave. Los estudiosos confucionistas consideraban que la música del geomungo era la más adecuada para cultivar y equilibrar el espíritu. Les presentaremos una composición moderna de geomungo que respeta esta concepción musical de los antiguos nobles de Joseon. 

“Surijae” (movimientos I y II) – Jang Dae Seok en el geomungo


La última pieza musical que escucharemos hoy será un sinawi de cheorajaeng. El ajaeng original se toca frotando las cuerdas con un arco; es el instrumento de cuerdas más grande y el que produce los sonidos más graves. Sin embargo, cuando se creó el sanjo de ajaeng, se modificó el instrumento haciéndolo más pequeño y se sustituyeron sus cuerdas de seda por cuerdas de metal para que produjera sonidos más agudos y variados. Así fue como surgió el cheorajaeng. El cheorajaeng se puede tocar frotando las cuerdas con un arco, pero también pulsando las cuerdas con los dedos. El sinawi de cheorajaeng que escucharemos se toca precisamente de este último modo, pero también estará acompañado por un ajaeng tradicional que se toca con un arco, un geomungo y un tambor janggu con forma de reloj de arena. 

“Sinawi de cheorajaeng” – Yoon Yun Seok en el cherajaeng, Yoon Seo Gyeong en el ajaeng, Kim Mu Gil en el geomungo y Kim Cheong Man en el janggu

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >