Menú principal Ver contenido

Cultura

Canciones que describen lugares

#Al son de Corea l 2019-10-16

Al son de Corea


Se llama “byeongchang” a un estilo músical tradicional que consiste en cantar con el acompañamiento de un instrumento. Existen tres tipos de byeongchang: el de gayageum, el de la cítara geomungo y el del violín tradicional haegeum. El más antiguo y que cuenta con mayor número de practicantes es el byeongchang de gayageum, que fue declarado como Patrimonio Cultural Intangible de Corea. El menos conocido es el byeongchang de haegeum, que ha sido intentado recientemente por algunos músicos tradicionales modernos. El creador del byeongchang de geomungo fue el maestro Shin Kwae Dong, quien aprendió a cantar el pansori con los cantores más reputados del período de la dominación colonial japonesa. Luego, de manera natural, le añadió el acompañamiento musical del geomungo, del cual era ya un maestro reputado. Algunos de los temas de byeongchang de geomungo que creó son “La canción de los pájaros” del pansori “La canción de los acantilados rojos” y las canciones cortas “Honamga” y “Viaje por las ocho provincias”, que suelen cantar los cantores de pansori para entonarse. 

“Honamga” - Shin Kwae Dong


En otros tiempos hubo un intenso tráfico fluvial entre Mokpo y Gwangju a través del río Yeongsangang. Es por eso que la canción que acabamos de escuchar habla de ir a Gwangju en barco. Sin embargo, esta ruta fluvial desapareció en los años 70 y se desarrollaron en su lugar las autopistas y las carreteras, por lo que nos suena rarísimo lo de ir a Gwangju en barco. Además, la canción dice que el viajero iba en un barco pesquero que venía de la isla Jeju. Quizá suene raro que se hable de esta isla en una canción sobre la región de Jeolla, pero en otros tiempos la isla Jeju estaba bajo su juridicción. Como se puede apreciar, las canciones antiguas ofrecen una valiosa información sobre la historia y la cultra de antaño. 

“Canción de los montes Geumgangsan” - Lee Chun Hee


En los tiempos del rey Jeongjo, en la segunda mitad del siglo XVIII, vivió en la isla Jeju una mujer muy rica llamada Kim Man Deok. Originalmente era una gisaeng, pero amasó una gran fortuna a través del comercio. Un año en que la isla sufrió de una terrible hambruna, ella no dudó en donar su dinero para alimentar a la población. Apreciando su generosidad, el rey Jeongjo le ofreció como premio cualquier cosa que ella pidiera. La respuesta de Kim Man Deok fue conocer los montes Geumgangan, ya que en ese entonces no les estaba permitido salir de la isla a los habitantes de Jeju. El rey no solo le dio el permiso sino que le proporcionó los medios y los acompañantes para el viaje. Con ella viajó el famoso pintor de la corte Kim Hongdo, cuyas bellas pinturas de los montes Geumgangsan se pueden ver aun hoy en día en los museos. Como se puede apreciar, estos montes, que se encuentran en la actualidad en Corea del Norte, fueron desde siempre el destino soñado de todos los coreanos, pero como no era fácil llegar hasta allí, la mayoría se conformaba con viajar con la imaginación a través de los pinturas y las canciones que describían los montes. Para terminar, les ofreceremos la canción “Diez paisajes de Yeongju”, que habla de diez lugares especialmente bellos de la isla Jeju, como, por ejemplo, el lago Baeknokdam formado en el cráter del monte Hallasan, el amanecer en el Seongsan Ilchulbong, los caballos trotando sobre la pradera, etc. 

“Diez paisajes de Yeongju” – Kim Ju Ok y otros

Contenidos recomendados