Menú principal Ver contenido

Cultura

‘La muerte de la abuela’, de Hyun Jin Geon

#Páginas y Autores l 2020-06-30

Páginas y Autores

ⓒ Getty Images Bank

Bajé del tren, preocupado por si mi abuela ya hubiera fallecido. Al poner los pies en la callejuela oscura que me llevaba a mi casa natal, mi ansiedad fue en aumento, pues por un momento me pareció oír plañideros lamentos.

Al poner los pies en la casa, salió uno de mis parientes con cara de no haber dormido, para conducirme a la habitación donde se encontraba mi abuela. Estaba tendida en el lecho y todavía respiraba…


새로 석 점이 지나 기차를 내린 나는 벌써 돌아가시지나 않았나(하)고 염려를 하며

캄캄한 골목을 돌아들어 생가(生家)의 삽짝 가까이 다다를 제

곡성이 나는 듯 나는 듯하여 마음이 조마조마 하였다.


마루에 올라선 내가 안방 아랫방에서 뛰어나온 잠 못잔 피로한 얼굴들에게 이끌리어

할머니의 거처하는 단칸 건넌방으로 들어가니

할머니는 깔아진 듯이 아랫목에 누웠으되 오히려 숨은 붙어 있었다.



Entrevista a la crítico literaria Jeon So Yeong:

Los lazos familiares pueden ser estrechos y distantes a la vez. La sangre une, pero a veces ese lazo no lo suficientemente fuerte. En esta historia, la muerte inminente de la abuela y las reacciones que causa dejan al descubierto una familia disgregada. Todos quieren seguir con sus vidas: están allí por obligación y por guardar las formas, no por amor a la anciana. Se han reunido para dar el último adiós a la abuela, pero en el fondo solo quieren mantener las apariencias para que la sociedad no les condene moralmente. El autor capta con sagacidad las hipócritas actitudes que afloran en una familia ante la muerte inminente de una persona mayor que se ha convertido en una carga para todos.



-A mí no me parece que vaya a morir pronto. 

¿Qué hacemos? No podemos volvernos a casa... –comentó otro.

-Sí, tienes razón. Yo tampoco creo que fallezca pronto.

-¿Qué tal si llamamos a un doctor para que la examine?

-¡Buena idea!

El doctor era amigo de mi padre. Se hincó de rodillas junto a la enferma, con dificultad por su obesidad, y le tomó el pulso durante un buen rato con los ojos cerrados, tratando de concentrarse. Luego sacudió la cabeza con pesimismo.

-Lamento decir esto, pero no creo que pase de esta noche o a lo sumo de mañana.

-Sí, está muy débil. No me extrañaría que así fuera –dijo mi padre.

Estas palabras refrenaron el deseo de irse de mis primos. Sin embargo, la abuela pareció mejorar esa noche, y hasta pidió algo de comer.

Cuando pasó el día siguiente sin mayor problema, comenzaron a reírse de la medicina oriental. Algunos opinaron que la medicina occidental era mucho más fiable para calcular lo que le quedaba de vida, y optaron por llamar a un médico.



“암만해도 오늘 내일 돌아가실 것 같지는 않은데.... 이거 큰일 났는 걸, 갈 수도 없고...”

“딴은 곧 돌아가실 것 같지는 않아~”

“의사를 불러서 진단을 해 보는 것이 어떨까요?”


의원은 아버지와 절친한 김주부를 청해 오기로 하였다.

갓을 쓴 그 의원은 얼마 아니 되어 미륵같은 몸뚱이를 환자방에 나타내었다.

매우 정신을 모으는 듯이 눈을 내리감고 한 나절이나 진맥을 하더니

고개를 절레절레 흔들려 물러앉는다.


“매우 말씀하기 안되었소마는 아마 오늘밤이 아니면 내일은 못 넘길 것 같소”


가려던 자손은 또 붙잡히었다. 그러나 할머니는 그날 저녁부터 한결 돌리었다.

그 이튿날이 무사히 지나가자 한의의 무지를 비소하고,

다른 것은 몰라도 환자의 수명이 어느 때까지 계속될 시간 아는 데 들어서는 

양의가 나으리라는 주장에 의하여 양의학 박사를 불러오게 되었다.




Autor:

Hyun Jin Geon nació en 1990 en Daegu, provincia de Gyeongsang del Norte, y falleció en 1943. Debutó como escritor a los veinte años con el relato ‘Flor sacrificada’. Sus relatos más representativos son: ‘Un día de suerte’, ‘La esposa pobre’, ‘La sociedad que empuja a beber’, etc.

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >