Menú principal Ver contenido

Cultura

Las canciones folklóricas de mujeres

#Al son de Corea l 2020-08-26

Al son de Corea


En el pasado se solía describir a la isla Jeju como un lugar donde abundaban tres elementos: viento, rocas y mujeres. En esos tiempos era corriente en los pueblos costeros que muchos hombres perdieran la vida pescando en el mar y dejaran por consiguiente a un sinnúmero de mujeres viudas. Cabe preguntarse por qué siendo este un fenómeno común a todas las comunidades pesqueras, se destacó siempre que en Jeju hubiera muchas mujeres. La razón es que las mujeres de la isla fueron económicamente activas. En otras palabras, eran mujeres que salían de sus casas y se desplazaban libremente con el fin trabajar, mantener a sus familias y educar a sus hijos. Esto llamaba la atención de todos los que visitaban la isla, pues en los tiempos de la dinastía Joseon las mujeres solían permanecer recluidas en sus casas porque no estaba bien visto que salieran solas. La actividad principal de las mujeres de Jeju era la pesca submarina de abalones, pepinos de mar y otros mariscos, y a estas mujeres buceadores se las conocía como “haenyeo”. Esto creó en Jeju una sociedad y una cultura muy originales, las cuales fueron reconocidas por la UNESCO como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad en 2016. La primera canción que escucharemos es una conocidísima canción folklórica que se llama “Ieodo Sana”. La cantaban las mujeres buceadoras cuando salían al mar. Conscientes de que las esperaba la muerte en el fondo del mar, la cantaban para darse coraje y desearse un feliz retorno. 

“Ieodo Sana” - Souleum


En los tiempos de Joseon, cuando había una diferenciación tajante de roles genéricos, hasta los juegos eran diferentes para uno y otro sexo. De hecho, solo  se permitían las diversiones entre personas del mismo género. Hay una canción de la región de Jeolla que se llama “Dung-dang-ae Taryeong”. La cantaban las mujeres acompañándose con el sonido de tambores que fabricaban de manera improvisada con sus instrumentos de trabajo. Uno de ellos se llamaba muljanggu y consistía en una palangana llena de agua sobre la que colocaban boca abajo un recipiente hecho de calabaza hueca y seca, que golpeaban con las manos o con un palo. Otro se llamaba hwalbanggu y era exactamente igual al anterior, salvo que golpeaban con un instrumento de bambú y con forma de arco que utilizaban para esponjar el algodón antes del hilado. De esta forma solían entretenerse las mujeres durante sus labores. Cantaban las estrofas por turnos y luego entonaban todas juntas el estribillo, que imita el sonido de esos tambores. 

“Dung-dang-ae Taryeong” – Park Kye Sin y otras


La siguiente canción que escucharemos se llama “Nanani Taryeong”. Es otra canción folklórica de mujeres, pero de la región costera de Incheon. La vida de las mujeres de las comunidades pesqueras solía ser más dura que las de la comunidades agrícolas. Además de tener que ocuparse de la casa y de cultivar los huertos, salían a las marismas cuando la marea estaba baja para recoger ostras, almejas y otros moluscos. Y como si esto fuera poco, vivían preocupadas por sus maridos porque nunca sabían si el mar los devolvería sanos y salvos a sus hogares. La única manera que tenían para desahogarse y hacer más llevaderas sus existencias cuando trabajaban en la costa era entonando canciones como “Nanani Taryeong”. Como todas las canciones de trabajo femeninas, la letra habla de las durezas de la vida de casada, pero también de los deseos y las alegrías propios de las mujeres.

“Nanani Taryeong” – Cha Yeong Nyeo y otras  

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >