Menú principal Ver contenido

Cultura

Las cartas de papel

#Al son de Corea l 2020-10-21

Al son de Corea


¿Cuándo ha sido la última vez que han escrito o recibido una carta? Seguro que fue hace mucho tiempo. Debido a la aparición de formas de comunicación más rápidas y fáciles, como el teléfono o los mensajes de texto, ya nadie escribe cartas. Hasta los soldados pueden usar el celular durante el servicio militar, por lo que desapareció hace muchos años la costumbre de que los estudiantes les escribieran para agradecerles por defender el país. Sin embargo, como bien saben los que las han escrito y recibido alguna vez, las cartas de papel producen una emoción especial que una llamada telefónica, un correo electrónico o un mensaje de texto no pueden emular. “Hoy también te escribo una carta ante la ventana de la oficina del correo, desde donde se ve un ancho cielo azul turquesa...”, así comienza el poema “Felicidad” del poeta y educador Yu Chi Hwan, que vivió en la primera mitad del siglo XX. Es un poema que describe muy bien la emoción que nos embarga cuando le escribimos a un ser querido y esperamos con impaciencia que nos llegue su respuesta. Sin duda alguna, era una forma de felicidad. El primer tema que escucharemos hoy es un gagok o canción cortesana que se llama “Banyeop”. Es un poema musicalizado para voz femenina en el que se le pide al amado que no contrate a nadie para enviar su carta sino que la traiga él mismo.

“Banyeop” – Cho Sun Ja


A continuación escucharemos el pasaje del pansori “La canción de Chunhyang” en el que Yi Mong Ryong lee la carta que le ha escrito Chunhyang. Han pasado tres años de la partida del joven noble, que se ha convertido en inspector secreto del rey, tras pasar con éxito el examen para ser funcionario del gobierno. La misión de un inspector secreto era llegar de incógnito a los lugares para comprobar si los gobernadores y otros altos funcionarios cumplían sus deberes de manera adecuada. En el caso de que fueran corruptos o incompetentes en sus funciones, eran castigados en nombre del rey con todo el peso de la ley. Yi Mong Ryong se dirigía como inspector secreto a Namwon, su tierra natal, cuando se encontró con Bangja, su viejo criado, que precisamente se dirigía a Seúl con una carta de Chunhyang, que acababa de ser encarcelada por negarse a los requerimientos amorosos del gobernador de Namwon. Yi Mong Ryong iba disfrazado de mendigo y su aspecto era tan real que ni su propio criado lo reconoció. Sin darse a conocer, se ganó la confianza de Bangja, que le dejó leer la carta. La carta de Chunhyang empezaba quejándose con amargura de que no le hubiera escrito ni una sola vez durante los tres años de ausencia y terminaba deseándole una vida feliz cuando ella muriera en manos del gobernador. Los dejo con el pasaje del pansori 

“La canción de Chunhyang” (Yi Mong Ryong disfrazado de mendigo se encuentra con Bangja) - Kim So Hee


Ahora vamos a conocer el contenido de una carta que le envió el estudioso y escritor Heo Gyun a la gisaeng Maechang. Heo Gyun, que vivió en la segunda mitad del siglo XVI y principios del XVII, es el autor de “La historia de Hong Gil Dong”, que es la primera novela escrita en la escritura alfabética coreana hangeul. Maechang fue una famosa cortesana y poeta de Buan, Jeolla del Norte. Los dos eran buenos amigos, pero la gente empezó a murmurar que mantenían una relación amorosa después de que la gisaeng Maechang fue vista tocando el geomungo a la luz de luna y cantando una canción de añoranza por su amado. Las murmuraciones llegaron a oídos de Heo Gyun, que le escribió una carta a su amiga para reprocharle por su conducta desaprensiva, dándole a entender que no se sentiría tan mal si las murmuraciones fueran ciertas al menos. Los dejo con el tema “Sanjagosae”, que es precisamente el que tocó Maechang una noche de luna y dio pie a las malas lenguas. 

“Sanjagosae” – Jang Eun Seon en el geomungo y Son Beom Ju en el saenghwang

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >