Menú principal Ver contenido
Go Top

Cultura

La tinaja mágica

#Había una vez en Corea l 2021-08-10

Había una vez en Corea

ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

Hace mucho pero mucho tiempo, había un joven campesino llamado Gabsu. Era pobre pero trabajador y cultivaba un campo de arroz arrendado.


Después de diez años de trabajar duro, Gabsu tuvo su recompensa. Le compró a su arrendador un pequeño terreno a los pies de una montaña.


Pasaba los días limpiando el terreno de las gravas y piedras, pero no se quejaba.

Sin embargo, un día...


ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

Encontró una enorme tinaja enterrada en el suelo. 

“Me vendrá muy bien para guardar el agua”, se dijo.

Metió dentro la azada y se la llevó a su casa cargándola sobre su espalda.

Al día siguiente sacó la azada para ir a trabajar, pero se encontró con que había otra adentro. La sacó, pero salió otra y otra y otra.

Esa noche probó dejar una papa en la tinaja.


ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

Al día siguiente encontró la tinaja llena de papas.

“Metí la azada y una papa hervida y se multiplicaron. ¡Quiere decir que es capaz de copiar cualquier cosa!”.

Gabsu no podía creer que la tinaja tuviera semejante poderes.


ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

las noticias sobre la tinaja mágica llegaron a los oídos del viejo que le había vendido el terreno.

-He escuchado que tienes una tinaja en tu casa. La encontraste en el terreno que te vendí, así que me pertenece. Vine a llevármela.

Los vecinos se indignaron al conocer las pretensiones del dueño del terreno y le aconsejaron a Gabsu que llevara el caso al juez de la comarca.


ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

El juez no tenía ningún interés en resolver el caso porque quería quedarse con la tinaja mágica.

-Los dos tienen razón, pero no se puede romper la tinaja para que se la repartan, así que la tinaja pasará a ser propiedad del gobierno.

Sin embargo, en lugar de guardar la tinaja en un depósito del Estado como correspondía, el juez se la llevó a su casa y ordenó que nadie la tocara. Pero la tinaja despertó la curiosidad del padre del juez. Este metió tanto la cabeza para examinarla por dentro que terminó cayéndose en su interior.


ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

El juez sacó a toda prisa a su padre de la tinaja, pero los gritos pidiendo auxilio en su interior no se acallaban.

Un rato después, la casa se llenó de tantos padres del juez que era imposible contarlos.

Agarrándose la cabeza, el juez gritó “¡Basta!” con todas sus fuerzas. 

Le hubiera gustado devolver la tinaja, pero era demasiado tarde..

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >