Menú principal Ver contenido

Destacados

Las restricciones de Japón a debate en la OMC

#Noticias Plus l 2019-07-15

Noticias

ⓒKBS News

Las restricciones de Tokio a exportaciones hacia Corea del Sur serán abordadas por el Consejo General de la Organización Mundial del Comercio, lo cual significa que este asunto será objeto de debate internacional. El hecho guarda relevancia en el sentido de que hace público y da un carácter internacional a esta polémica. Sin embargo, ¿acaso no es esto solo el comienzo de una contienda que promete ser bastante larga entre Seúl y Tokio ante las campañas desplegadas por el primero, para dar a conocer lo poco justas e irracionales que son dichas limitaciones, y por el último para justificarlas?


Ciertamente. Es más, se estima que Japón podría adoptar medidas adicionales y muchos opinan que las restricciones del país vecino a exportar al mercado surcoreano tres materiales concretos indispensables para la fabricación de semiconductores, sería solo un primer paso. Al respecto, el gabinete de Tokio ha expresado claramente que no piensa retractarse y que mantendrá la exclusión de Corea del Sur de su “lista blanca” de países aliados, a los que permite exportar sin un permiso previo.


Pero, en un principio, al anunciar el Gobierno nipón  restricciones a la exportación, ¿no fue interpretada la adopción de estas medidas como una estrategia de política interior del primer ministro Shinzo Abe de cara a las elecciones al Senado japonés?


Sí. En concreto se pensó que era una medida pasajera acordada por el gabinete de Abe para complacer y recabar simpatizantes, así como para unir el bando que le da más soporte -es decir la derecha y la ultraderecha- de cara a las elecciones. No obstante, al activar esas restricciones sucedió lo contrario, pues el premier nipón perdió apoyo popular. En otras palabras, si la adopción de límites a la exportación fue definida como estrategia electoral, claramente no surtió efecto.


¿Eso quiere deir que no se trata de una estrategia de política interior?


Al menos, ese es el análisis que podría hacerse a estas alturas, máxime considerando la evolución de la situación. Hasta la fecha está en marcha un procedimiento bastante minucioso del Gobierno japonés para excluir a Corea del Sur de su “lista blanca” argumentando que hay sospechas de que varios materiales estratégicos exportados por Japón a Corea del Sur fueron enviados a Corea del Norte, infrigiendo las sanciones internacionales contra ese país. No obstante, dicho argumento es considerado una mera excusa para legitimar las restricciones comerciales, más allá de su veracidad. Aparte, el sistema con el que cuenta Japón para controlar la transferencia de materiales y equipos estratégicos, en particular los posibles de ser usados para fabricar armas, no es tan detallado; pues no incluye limitación alguna a las exportaciones a países aliados que figuran en la “lista blanca”, ni solicita informes sobre las exportaciones de armas convencionales a las naciones no incluidas, incluso después de otorgar el permiso pertinente.


¿Y cuántos son los materiales o equipos estratégicos cuya exportación controlan las autoridades niponas mediante dicho sistema?


En total suman 1.100 bienes. Sin embargo, en el caso de Corea del Sur, aunque el Gobierno japonés lo excluya de la “lista blanca”, las restricciones de exportación no se aplicarán inmediatamente a todos esos materiales, pues perjudicaría no solo a la economía surcoreana, sino también a las empresas niponas. Dicho de otro modo, las limitaciones comerciales se implementarán o ampliarán -en el peor de los casos- de forma gradual. En este contexto, con cierto nerviosismo se vaticina que las restricciones podrían afectar primero al sector de semiconductores y pantallas, y luego a las industrias de fibra de carbono, fresadoras y productos químicos de precisión. Por supuesto, este es el escenario más pesimista, pero habrá que ver cómo cambia el panorama ante el debate internacional que al respecto tendrá lugar en el seno de la OMC.

Contenidos recomendados