Menú principal Ver contenido

Destacados

Medidas de reactivación económica

#Destacados l 2019-09-07

Noticias

ⓒYONHAP News

El Gobierno surcoreano anunció esta semana que destinará a gastos fiscales y programas públicos un total de 2,6 billones de wones durante este año para reactivar la economía nacional. Las autoridades así lo anticiparon tras la reunión de medidas de revitalización económica convocada el día 4, liderada por el ministro de Finanzas y vice primer ministro de Economía, Hong Nam Ki. 

En principio, el eje vertebral de las medidas es realizar gastos fiscales para reanimar la economía. Más específicamente, elevarán a un nivel máximo la tasa de ejecución de los presupuestos del Gobierno central. En el caso del presupuesto adicional, procurarán ejecutar un 75% en septiembre y el resto hasta fin de año. Además, en lo posible aprovecharán los más de 1,6 billones de wones retenidos como reservas de gestión y pondrán en marcha cuanto antes las obras públicas programadas para el segundo semestre de 2019, cuya magnitud alcanza los 6,4 billones de wones. 

En la reunión del día 4, las autoridades económicas del Gobierno diagnosticaron que aumenta el riesgo de desaceleración económica por la ralentización de la economía mundial, la persistencia de factores de incertidumbre y las restricciones comerciales de Japón contra Corea del Sur. De hecho, las nuevas medidas de revitalización fueron presentadas apenas dos meses después del anuncio de políticas económicas para el segundo semestre, lo cual refleja la gravedad e inquietud con que las autoridades ven la actual coyuntura económica. Preocupación por la que el Gobierno ya revisó a la baja la previsión de crecimiento económico para 2019 –hasta un  margen de entre el 2,4% y el 2,5%-, previsión ante la que el Banco de Corea muestra menos optimismo, y rebajó al 2,2% considerando la acumulación de factores adversos internos y externos, tales como la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el retroceso del mercado de semiconductores y las restricciones de Japón a las exportaciones hacia Corea del Sur. 

En este contexto, lo que buscan las autoridades al adoptar medidas fiscales expansivas es reactivar las inversiones y el consumo privado, al ser latente el debilitamiento de la economía surcoreana. Al respecto, los indicadores más objetivos son los precios al consumidor, que en agosto descendieron por primera vez desde que se elaboraran estadísticas relacionadas en 1965, planteando incluso la amenaza de una deflación, y la tasa provisional de crecimiento del segundo trimestre, que si bien aumentó un 1% respecto al ciclo enero-marzo, fue gracias a iniciativas gubernamentales y no por contribuciones del sector privado. Dicho de otro modo, los números rojos del sector privado fueron cubiertos por el Gobierno con gasto público para mantener a duras penas el crecimiento económico en el 1%. 

¿Qué significa esto? Que a estas alturas casi la única forma de levantar la economía nacional es ampliar el gasto público, aún sin tener una respuesta a la pregunta de si con esta medida lograrán realmente revitalizar el sector privado.

Contenidos recomendados