Menú principal Ver contenido

Cine y Drama

Mi punch-drunk boxeador

#Cine en la Radio l 2019-10-26

Cine en la Radio


“La extraña pero atractiva mezcla de boxeo y pansori”


Argumento


Byeonggu fue en una época una promesa del boxeo. Pero su carrera se arruinó por un error suyo, en concreto por un analgésico que tomó para calmar unos repentinos dolores de rodilla antes de una pelea pero que hizo que diera positivo en un test de dopaje. Por esto, Byeonggu quedó eliminado para siempre de la Federación Nacional de Boxeo. Ahora trabaja como ayudante en el gimnasio de su antiguo entrenador, el director Park, con el sueño de volver a subir al ring. Sin embargo, un impedimento, más grande que su condición ante la Federación de Boxeo, es el diagnóstico que recibe de que padece el llamado síndrome “punch drunk”.


Enterado de su estado físico, Byeonggu vacila un momento sobre si seguir o no con la idea de volver a boxear. No obstante, a vacilación dura poco, pues concluye que no puede dejar a medias su sueño, máxime tras conocer a Minji, una chica que cree en él y se convierte en su mejor aliada. Incluso con la ayuda de Minji, inicia el proyecto de su vida: perfeccionar la técnica de boxeo que siempre tuvo en mente que bautiza como boxeo pansori.


Comentario


Un hombre pelea con un enemigo imaginario. Estira sus brazos en el aire como si diera puñetazos a un oponente, pero todo esto lo hace solo. Se supone que está en una sesión de ejercicio de shadowboxing o boxeo de sombra. Lo extraño es que lo realiza con música. O mejor dicho, la parte que extraña no es que haga ese ejercicio con música porque muchos se entrenan de esa manera, sino que la música que escucha no es ni pop ni rock, ni siquiera una muy imaginable como la de la banda sonora de Rocky por ejemplo, sino una canción de pansori, un género de canto de gukak o música tradicional coreana.


Esta es la secuencia que abre la película Mi punch-drunk boxeador. Estas escenas son suficientes como para provocar la curiosidad del espectador, sobre todo por la peculiar combinación entre boxeo y música tradicional, y también por los inusuales movimientos que muestra el personaje doblando su cuerpo de una forma muy rara al compás de ritmos jajinmori y jungmori, propios del gukak. Así, esta primera secuencia anticipa que la historia que empieza es sobre un boxeador, pero no una como otras tantas que se contaron en la gran pantalla sobre boxeadores que corren a diario y levantan pesas preparándose para la pelea más importante de sus vidas, sino una historia mucho más original sobre un boxeador que tiene un método de entrenamiento totalmente diferente.


Entre las muchas películas sobre boxeo y boxeadores que existen en el cine, Mi punch-drunk boxeador del director Jung Hyuk Ki destaca por mezclar dos elementos cuya combinación es totalmente nueva e inédita: el boxeo y la música tradicional coreana, el gukak. De este modo, atrae la mirada del público con esa novedosa propuesta. Y si bien existen quienes opinan que el encuentro entre dichos elementos tan heterogéneos no es para nada armonioso, algo que nadie puede negar es que muy original. La crítica que se hace de esta obra, por ende, no es tanto contra la mezcla entre boxeo y pansori, sino sobre el hecho de que esa es la única novedad en el film, ya que en esencia la historia que narra es la que se repite en otras películas: una historia sobre espíritu de reto y la superación personal mediante el boxeo.


En esta estructura narrativa típica que muestra un personaje que supera las dificultades y es completada con un final feliz, lo que marca la diferencia es la satisfactoria actuación del elenco. En particular es sobresaliente el trabajo interpretativo de Eom Tae Gu en el rol de Byeonggu, al que el público está más acostumbrado ver en papeles serios o de villanos, pero que en Mi punch-drunk boxeador cambia exitosamente de imagen y da vida de una manera muy convincente a un hombre ingenuo, bondadoso y decidido a la vez. Igualmente destacable es la actuación de sus coprotagonistas Kim Hee Won, que personifica a su entrenador, el director Park, y Hyeri, actriz e integrante del grupo de k-pop Girl’s Day, en el papel de Minji, que asisten perfectamente al anterior manteniendo a lo largo de la cinta un agradable equilibrio.


Un último dato sobre el título de la película y la enfermedad que padece el personaje central es que el síndrome punch-drunk es una enfermedad neurodegenerativa denominada científicamente encefalopatía crónica traumática, antes referida como demencia pugilística. Se produce principalmente por la presencia de lesiones cerebrales traumáticas repetitivas con o sin síntomas, incluyendo lesiones concusivas y sub-concusivas, y afecta en la mayoría de los casos a atletas que realizan deportes con mucho contacto físico, como por ejemplo, boxeo y artes marciales.


Director: Jung Hyuk Ki

Elenco: Eom Tae Gu, Hyeri

Género: Comedia

Duración: 114 minutos 

Año de estreno: 2019

Apto para mayores de 12 años

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >