Menú principal Ver contenido

Viaje

Cementerio Nacional de Seúl

#De Ruta por Corea l 2019-06-06

Corea a Diario

© YONHAP News

Donde hay un Estado, inevitablemente hay guerras. A lo largo de la historia, Corea también ha enfrentado varios conflictos bélicos que han dejado incontables víctimas. Sin ir tan lejos, el país estuvo bajo la ocupación japonesa por casi  4 décadas, desde 1910 hasta 1948, y muchos políticos, intelectuales, estudiantes y civiles perdieron la vida en la lucha por la independencia de la patria. El 15 de agosto de 1948, finalmente los coreanos recuperaron la libertad y establecieron la República de Corea, pero la alegría no duró mucho pues dos años después, el 25 de junio de 1950 estalló la sangrienta Guerra de Corea, que acabó con la vida de millones de personas hasta la firma del Acuerdo de Armisticio en 1953. 

Así, detrás de la actual República de Corea, un país moderno, democrático y soberano, hay una larga historia de lucha de las miles de personas que sacrificaron su vida por la patria. En homenaje a ellos, el 6 de junio fue designado como el Día de los Caídos, para recordar y consolar el alma de estos héroes defensores, que hoy reposan en el Cementerio Nacional de Seúl. 

Este lugar histórico fue inaugurado en 1955 por la necesidad de crear un cementerio donde enterrar a miles de oficiales y soldados muertos en la Guerra de Corea. El entonces presidente, Rhee Syngman eligió el mismo el lugar, sobrevolando la zona en el helicóptero. El lugar comenzó siendo un cementerio militar, pero luego en 1965 fue designado como Cementerio Nacional, el camposanto para todos los que dedicaron su vida en defensa y beneficio del país, incluyendo a los próceres de la independencia, los caídos de la guerra intercoreana, presidentes de la nación, etc.


© YONHAP News

A lo largo de esos 64 años, en el Cementerio Nacional han encontrado su último lugar de descanso 165.000 almas de todos los valientes que han luchado por la libertad y la democracia de Corea. Un aspecto que llama la atención es que hay muchas tumbas sin cadáveres y solo con lápidas, que sirven para recordar a aquellos caídos cuyos cuerpos no pudieron hallarse. Asimismo, lamentablemente también yacen muchos anónimos que no pudieron ser identificados. 

El Cementerio Nacional de Seúl es un lugar ideal para aprender sobre la historia coreana y recordar los tiempos más difíciles del país. Se trata del santuario más importante de Corea, por lo que no solo es visitado a menudo por políticos nacionales, sino también por relevantes personalidades extranjeras que llegan al país. 

Con una superficie de 143.000 metros cuadrados, el cementerio está divido en varios sectores para facilitar el recorrido a los visitantes. En la entrada hay una fuente decorada con monumentos de los soldados, llamada Fuente de la Lealtad. Esta construcción fue instalada en 1976 y simboliza el mérito y el espíritu de los que lucharon para defender la paz y la libertad del país. Caminando hacia el centro, se ubica la torre conmemorativa de 31 metros de altura, en forma de una cruz, que significa ¨protección a los cuatro polos¨, y en cuyo subsuelo se ubica el santuario donde se guardan las placas memoriales.       Además, sobre el interminable césped que cubre el cementerio, no solo encontrarán tumbas pues a parte de ellas también hay otras instalaciones como un museo que guarda las reliquias y las fotos de las víctimas, un centro de exposiciones al aire libre, una sala de proyección y un altar con incienso, entre otros.

Contenidos recomendados