Menú principal Ver contenido
Go Top

Viaje

Gyeongbokgung

#De tour por Seúl l 2022-01-05

Corea a Diario

ⓒ Getty Images Bank

Corea era antiguamente una monarquía. La última dinastía que reinó en la península coreana fue la de Joseon, que fue fundada en 1392. Una de las primeras medidas que se tomaron al crearse el nuevo reino de Josen fue trasladar la capital a Hanyang, actual Seúl, donde se comenzó a construir el palacio Gyeongbokgung경복궁 en 1395. El Gyeongbokgung fue el primero de los cinco palacios reales que se levantaron en Hanyang. Era el palacio principal y el lugar de residencia del monarca, por lo que recibía el nombre de “jeonggung정궁” o palacio de gobierno. Los otros palacios tenían el estatuto de palacios temporales o “haenggung행궁”.

Gyeongbokgung significa “Gran fortuna del cielo”, pero siendo el palacio principal, fue el blanco de los embates de la historia y tuvo una historia muy poco afortunada. Fue incendiado por los japoneses en 1592 durante la Invasión Japonesa de Hideyoshi. Entonces los japoneses no solo destruyeron el Gyeongbokgung, sino también los demás palacios reales de Hanyang, por lo que el rey tuvo que residir y atender los asuntos del país en un lugar provisorio. El palacio Gyeongbokgung no fue reconstruido cuando se retiraron los japoneses. Se reedificó en primer lugar el palacio Changdeokgung창덕궁, que funcionó a partir de entonces como sede del gobierno real. El palacio Gyeongbokgung estuvo abandonado durante más de 250 años hasta que el príncipe Heungseon Daewongun흥선대원군, el padre del rey Gojong, se ocupó de su reconstrucción en el siglo XIX. Por fin, el rey Gojong trasladó allí su residencia en 1868 y el Gyeongbokgung recuperó el estatus de palacio de gobierno. 

Sin embargo, el rey Gojong –posteriormente autoproclamado emperador- no disfrutó de un feliz reinado en el palacio Gyeongbokgung recién reconstruido, puesto que su esposa la emperatriz Myeongseong fue asesinada en sus aposentos en 1895 por asesinos a sueldo japoneses. La dolorosa historia del palacio Gyeongbokgung no terminó allí, ya que Japón terminó adueñándose de Corea en 1910 y utilizó el palacio Gyeongbokgung como sede de la Gobernación General de Joseon, el órgano de administración colonial de Corea. Los japoneses eliminaron la mayoría de las 330 edificaciones existentes, cubrieron los terrenos que quedaron vacíos con césped y trajeron pagodas y faroles de piedra de los templos budistas para decorar el solar del palacio y convertirlo en los jardines de la Gobernación General.

Conozcamos dos puntos del palacio Gyeongbokgung que causan una fuerte impresión en el visitante. Uno de ellos es el Geunjeongjeon근정전 o Salón del Trono, que era donde se celebraban los actos más importantes del reino, como ceremonias de coronación y recepciones de delegaciones extranjeras. Geunjeongjeon significa que el rey es diligente al ejercer las tareas de gobierno. Declarado como Tesoro Nacional Nº 223 de Corea, es la edificación de madera de mayores dimensiones del país. El Geunjeongjeon se eleva sobre una plataforma doble de piedra. Se accede desde el frente por dos tramos de escalones, adornados en la parte central con grabados del ave fénix. Exteriormente el Geunjeongjeon parece una construcción de dos plantas, pero visto desde dentro presenta una única planta de techos altos. En el centro del recinto, se eleva el trono, el sitial que ocupaba el rey durante los actos y eventos. Detrás del trono, se despliega un biombo llamado “Ilwoldo일월도”, que representa el sol, la luna y cinco montañas y simboliza el reino.

El otro sitio imperdible es el pabellón Gyeonghoeru경회루, que fue construido por primera vez en 1412. Es una enorme edificación rectangular de dos plantas que se levanta sobre un estanque artificial. Saliendo hacia el oeste desde el despacho real Sajeongjeon사정전, se divisa con toda su magnificencia el Gyeonghoeru, que se yergue sobre el estanque de flores de loto como salido de un cuento de hadas. Muchos piensan que este pabellón es la construcción más hermosa y elegante de Corea. Tiene detrás, como telón de fondo, al monte Bugaksan 부각산, delante del cual se levanta el palacio Gyeongbokgung. Este lugar se utilizaba como salón de fiestas cuando había una celebración importante y también para agasajar a las delegaciones extranjeras. Precisamente el nombre de Gyeonghoeru significa “encuentro feliz”. Originalmente había un muro bajo que rodeaba por completo el estanque y creaba un ambiente más íntimo, pero fue eliminado durante la ocupación japonesa. Visto de día o de noche, la magnificencia del Gyeonghoeru reflejándose sobre las aguas del estanque no tiene parangón.

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >