Menú principal Ver contenido
Go Top

Viaje

Gyeonghuigung

#De tour por Seúl l 2022-01-26

Corea a Diario

ⓒ Getty Images Bank

El palacio Gyeonghuigung경희궁 fue construido en 1617 durante del reinado de Gwanghaegun, que se abocó con energía a la reconstrucción del reino tras la invasión japonesa de 1592. Gyeonghuigung estaba al oeste de Seúl, por lo que era familiarmente conocido como “seogwol”, el palacio del oeste. El predio era propiedad de un hermanastro de Gwanghaegun광해군, pero este lo confiscó para construir el palacio. Irónicamente Gwanghaegun fue destronado por el hijo de ese medio hermano, quien asumió el poder con el nombre de Injo y habitó en el palacio. Posteriormente, diez generaciones de reyes de la dinastía Joseon utilizaron el palacio Gyeonghuigung como morada. Llegó a tener más de 120 edificaciones y estuvo conectado a través de un puente con el palacio Deoksugung 덕수궁. Fue destruido en parte por dos incendios que hubo en el siglo XIX, pero los mayores daños fueron ocasionados por los japoneses durante los años de la dominación nipona. Además de desmantelar la mayoría de los edificios, en dicho predio los japoneses levantaron un colegio secundario y redujeron las dimensiones del palacio a la mitad. Eso, sumado al posterior crecimiento urbano de Seúl, hizo que solo se pudiera recuperar la tercera parte de la extensión original del palacio al comenzar las obras de restauración en los años 1990. En la actualidad, dentro del antiguo solar del palacio Gyeonghuigung, se encuentran el Museo Histórico de Seúl, que ocupa el antiguo lugar del colegio japonés, así como un edificio anexo del Museo de Arte de Seúl.


¿Qué queda entonces del antiguo palacio Gyeonghuigung? Pues, poco y nada. Además de las plataformas y escalinatas de piedra, que son originales, se conserva la puerta Heunghwamun흥화문, que era la entrada principal del palacio. Esta fue arrancada y vendida por los japoneses a un templo budista. Tras la independencia de Corea, el templo fue convertido en restaurante y luego en un hotel. Ambos siguieron utilizando la puerta Heunghwamun como entrada, que pudo ser reinstalada en el palacio Gyeonghuigung recién en 1988. 

Actualmente ocupa un lugar totalmente distinto de su ubicación original. También se conserva Sungjeongjeon숭정전, el salón principal del palacio donde el rey ofrecía audiencias y celebraba actos importantes. La historia de este edificio es tan azarosa como la de la puerta Heunghwamun. En 1926 los japoneses lo vendieron al templo Joggyesa, donde sirvió como santuario principal. Pero cuando comenzó la restauración del palacio Gyeonghuigung en los años 1990, desistieron de trasladar nuevamente el edificio Sungjeongjeon a palacio al estar muy desvencijado, y en su lugar crearon una copia. En consecuencia, hay dos edificios Sungjeongjeon: el original -que está en el templo Joggyesa- y una “reconstrucción gemela”, ubicada en el palacio Gyeonghuigung. 


Afortunadamente, gracias a las tareas de restauración el palacio Gyeonghuigung ha recuperado el porte de un palacio real. Aunque es el menos conocido y el menos visitado de los palacios reales de Seúl, vale la pena pasear vuelta por su solar y las zonas aledañas. Saliendo por la parte posterior del palacio, se accede a una callejuela lejos del ajetreo y el bullicio de la avenida, que sorprende por su tranquilidad y su elegancia. Es la calle Gyeonghuigung-gil 경희궁길, donde construcciones antiguas y tradicionales armonizan con otras de estilo moderno y actual. En esa calle se encuentra el Museo de Arte Sungkok 성곡. Era la residencia privada del fundador de la corporación Ssangyong, pero fue convertida en museo tras su muerte en 1995. Es un museo especializado en obras de arte modernas que reinterpretan el arte tradicional. Su interior alberga un jardín de esculturas que no pueden perderse, y en esa misma callejuela está la Galería Lumière, que suele programar exposiciones de fotografías de gran calidad artística. Además, salpican la callejuela diversas cafeterías de original estilo, invitando a los transeúntes a entrar y disfrutar de aromáticas infusiones acompañadas de una deliciosa pastelería. 

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >