Emperatriz Myeongseong, gran figura política femenina de Joseon

2011-11-03

La Dama de Hierro

Los años de decadencia de la dinastía Joseon fueron tumultuosos. Hacia fuera el reino se encontraba bajo presión por los avances de Japón, China, Rusia, así como varios países de Occidente que exigían la apertura de Joseon. Mientras tanto, internamente, el reino sufría de conflictos internos por diferencias de ideologías políticas. Fue en estos tiempos en que la Emperatriz Myeongseong fue elegida para contraer matrimonio con el rey Gojong.

A diferencia de las reinas de Joseon del pasado, que independientemente de sus dotes políticos debían permanecer en silencio y ceder protagonismo a sus hijos o nietos, la Emperatriz Myeongseong supo forjarse su propio lugar en la historia de Corea. Ella fue una mujer con una voz política de grandes visiones, que abogó por la apertura del reino y la implementación de reformas basadas en la sabiduría y un profundo afecto por el pueblo.

La Emperatriz Myeongseong llegó al mundo con el nombre de Min Ja Yeong, como hija de Min Chi Rok, en la provincia de Gyeonggi en el año 1851. Su padre falleció cuando la niña tenía apenas ocho años de edad, y Min Ja Yeong creció en manos de su madre. La niña llamó la atención por su brillante intelecto desde muy temprana edad, y su tía Min, la esposa del príncipe Heungseon y madre del rey Gojong, mostró gran interés en la niña. Eran tiempos en que el marido de Min hacía de regente mientras su hijo, el joven rey Gojong, ejerciendo gran poder.

En vista de las experiencias del pasado en que los familiares de la desposada del rey ejercían gran influencia, muchas veces no deseable, en los asuntos políticos del estado, el príncipe Heungseon sentía la necesidad de controlar el poder de la familia con la que el rey contraería matrimonio. Así, consideró que la futura reina debía tener un número reducido de activos políticos en su familia. De modo que la esposa del príncipe Heungseon encontró la perfecta candidata para esposa de su hijo, el rey Gojong, en Min Ja Yeong, recomendándola para matrimonio con el joven monarca.

Se proclamó, pues, en 1866 el nombramiento de Min Ja Yeong como la futura esposa del rey Gojong cuando éste cumplió 16 años de edad y su padre consideró que era hora de que contrajera matrimonio. Así Min Ja Yeong fue presentada ante la corte de Joseon el 22 de marzo como futura esposa del rey Gojong y la vigésimo segunda reina de esta dinastía. La joven contaba apenas con menos de catorce años de edad cuando empieza su vida de reina.

De pie en defensa de la patria

Varios registros históricos sobre la Emperatriz se conservan en diferenteslugares del mundo. La geóloga británica Isabella Bishop que residió en Joseon hacia finales de esta dinastía, describió a la reina como una mujer de ojos fríos como el hierro y una inteligencia brillante. Un diplomático del consulado estadounidense en Joseon registró que la reina era una mujer de grandes habilidades políticas que trascendía las limitaciones de género de su tiempo. El cónsul general Miura de Japón en Joseon expresó también su admiración por la reina, describiéndola como una persona de cautelosa que daba consejos astutos al rey desde el otro lado de la cortina de bambú, añadiendo que la emperatriz era impecablemente talentosa. Sin embargo, es importante notar que no fue el propósito de la Emperatriz Myeongseong interceder en las actividades políticas de Joseon desde el principio.

De hecho, después de su matrimonio, el rey Gojong rechazó a la reina porque el monarca estaba enamorado de una cortesana. La reina tuvo que pasar días de soledad y se dedicó con ahínco a la lectura de los documentos y libros del palacio. De esta forma, sus estudios formaron el intelecto y una visión amplia del futuro del reino, y estos conocimientos le sirvieron posteriormente a ofrecer asistencia a su esposo en sus quehaceres políticos.

La reina tuvo dos hijos, aunque ambos fallecieron muy jóvenes. Sus relaciones con el suegro, el príncipe Heungseon, fueron afectadas cuando éste ordenó supuestamente la prescripción de medicamentos inapropiados para su nieto enfermo. Gradualmente, la reina desarrolló cierta aversión hacia los procedimientos despóticos con que el príncipe Heungseon interfería en los asuntos políticos y familiares de la pareja de reyes.

Para empeorar las cosas, el pueblo también había dado la espalda a los procedimientos del príncipe Heungseon, y la corte se oponía a su política de mano dura como la reconstrucción del palacio Gyeongbok y la clausura total del estado a influencias del exterior. Finalmente, en 1873, el rey Gojong logra expulsar a su padre del poder, proclamándose gobernador autónomo.

La última llama de la dinastía Joseon

Al ganar poder independiente, el rey Gojong abrió las fronteras del reino, estableciendo relaciones diplomáticas con Japón y varios países del Occidente. Sin embargo, el rey seguía enfrentando conflictos con oficiales del estado que habían apoyado la política del príncipe Heungseon, a la vez que se veía amenazado por los avances ambiciosos de Japón que buscaba la oportunidad de invadir Corea. Fue entonces que en 1882 ocurrió el levantamiento militar, forzando a la reina a abandonar el palacio para escapar de la rebelión armada del poder antiguo. En el momento de crisis, la reina se valió de su astucia diplomática para solicitar asistencia de China, logrando retomar el trono. Cuando la fuerza naval de Inglaterra ocupó ilegalmente la isla Geomun en 1885, la reina despachó un enviado alemán a Japón para negociar la retirada de las fuerzas británicas. Japón empezó a entrometerse en los asuntos políticos de Joseon y la Emperatriz se dio cuenta de sus verdaderas intenciones de apoderarse de Joseon por la fuerza, por lo que buscó oponerse a los avances del gobierno japonés atrayendo la fuerza de Rusia.

El siglo XIX era un tiempo de desorden y caos en que nacientes potencias como Japón, China y Rusia estaban envueltas en complejas relaciones de ambiciones expansionistas. Para sobrevivir, un reino pequeño como Joseon debía medir cuidadosamente las relaciones con dichos países y buscar astutamente la manera de usar a su ventaja el juego de fuerzas entre las grandes potencias. Dicha maniobra requería gran estrategia política y una aguda inteligencia diplomática, y la Emperatriz Meyongseong mostró ampliamente estas cualidades, además de gran valor en momentos decisivos, logrando proteger el reino de Joseon de las garras de los agresores. Fue así que Japón consideró a la reina Myeongseong como el mayor obstáculo a sus avances expansionistas, por lo que envió asesinos para tomar la vida de la reina el 20 de agosto de 1895.

La atrocidad sin precedentes del asesinato de una reina en poder por asesinos extranjeros levantó la ira del pueblo coreano que buscó la manera de cobrar venganza. Este paso bárbaro del imperialismo japonés sembró el sentido de resistencia entre la gente, y esto fue posteriormente el motor que impulsó los movimientos de independencia de Corea. El rey Gojong declaró que el reino de Joseon se establecía oficialmente como el Imperio de Joseon en el año 1897, y con ello la reina fue erigida como la Emperatriz Myeongseong, estableciéndose como símbolo de la soberanía de Joseon y la personificación del deseo del pueblo coreano por un estado libre e independiente.

  • Top
  • Print
  • Twitter
  • Facebook
prev  prev  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 next