Menú principal Ver contenido
Go Top

Cultura

El sombrero de los dokkaebi

#Había una vez en Corea l 2021-06-22

Había una vez en Corea

ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

Hace mucho pero mucho tiempo, había un viejo que fabricaba y vendía sombreros “gat”. El anciano era habilidoso y los gat que fabricaba eran fuertes y de buena calidad. Sin embargo, no lograba vender muchos, pues la gente prefería otros más baratos, por lo que el viejo tenía que ir a venderlos a pueblos más lejanos.

Ese día volvía a su casa después de vender apenas un gat en el mercado. Como oscurece pronto en el monte, tuvo que pasar la noche en una casa abandonada del bosque, pero se le aparecieron los dokkaebi, unos duendes traviesos con cuernos.


ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

Se asustó tanto que se hizo el domido. Un rato después los espió con los ojos entrecerrados, pero no vio nada. Solo oyó risas y cuchicheos.

“¿Qué estará pasando? ¿Me habrán encantado los duendes?”

La respuesta estaba en el sombrero mágico de los dokkaebi.


ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

Al día siguiente el viejo fue al mercado con el sombrero que se dejaron los dokkaebi y una enorme bolsa.

Con el sombrero puesto, fue llenando la bolsa con pasteles, arroz, prendas de seda, dinero y todo lo que se le dio la gana.

-¿Pero a dónde fue a parar la ropa y el dinero que estaban aquí? –se preguntaban los puesteros, sin imaginarse que el viejo les estaba robando bajo sus narices.


ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

-¡Vaya, mira cómo lo han dejado!

Durante la noche los ratones habían roído el sombrero mágico y le habían hecho un agujero. 

El anciano lo remendó lo mejor que pudo con una tela roja y se lo volvió a poner para ir al mercado.


ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

Pero en el mercado todos vieron el remiendo rojo moverse de aquí para allá.

-¡Atrapen al ladron! ¡Ese pedazo de tela roja está robando!

Entonces se juntó un montón de gente y comenzaron a pegarle con palos.

-¡Que me matan!

Tapándose la cabeza con las manos, el viejo corrió hacia su casa.


ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

¿Qué creen que pasó luego?

El anciano quemó el sombrero mágico en el fuego de la cocina.

-Querida, vuelvo al mercado a devolver todo lo que robé.

-Sí, ve. Te esperaré con unas batatas asadas, que tanto te gustan.

El anciano volvió a fabricar sombreros gat. Aunque pobres, él y su mujer volvieron a ser felices como antes.

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >