Menú principal Ver contenido
Go Top

Cultura

La piedra de moler que fabricaba sal

#Había una vez en Corea l 2021-10-19

Había una vez en Corea

ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

Hace muchos pero muchos años, había un pequeño país muy hermoso, donde todos los habitantes amaban a su rey y no hacían más que elogiarlo.

Un día llegó un zapatero de un país vecino, a quien le extrañó mucho que todos se deshicieran en alabanzas del rey.


ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

-¿Pero por qué queréis tanto a vuestro rey?

-Es que tiene una piedra de moler mágica.

-¿Una piedra de moler? ¿Y qué hace con ella?

-¡Pues todo lo que nos hace falta!

El zapatero decidió dejar su trabajo para robarse esa piedra y se puso a idear la manera de hacerlo.


ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

El zapatero logró entrar al palacio y, escondiéndose en el bosque de las inmediaciones del estanque, se puso a observar a su alrededor. Sin embargo, pasaba tanta gente por el lugar que era imposible acercarse sin que lo vieran. 

Justo entonces vio que se aproximaba el rey y subía a la glorieta que había junto al estanque. Sentándose frente a la piedra de moler, comenzó a hacerla girar.

-¡Que salga arroz! ¡Ya mismo! 


ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

Cuando se hizo de noche, todos los funcionarios se marcharon del palacio. 

El zapatero se dirigió a la glorieta, cargó la piedra de moler en el jige que llevaba a la espalda y se escapó a toda carrera.


ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

El zapatero se subió a una barca que tenía preparada para cruzar el mar e irse a otro país y se puso a remar sin descanso.

“Veamos, ¿qué fabricaré con esto? ¡Ya está! ¡Voy a fabricar sal!”.

A continuación, se puso a girar la piedra de moler, como había visto que hacía el rey, al mismo tiempo que ordenaba que saliera sal. 

Sin embargo, fue tanta la sal que salió de la piedra de moler que la barca empezó a tambalearse.

-¡Basta de sal! ¡Basta ya!

Pero por más que gritaba el zapatero, seguía derramándose la sal. 

De tan excitado que estaba por robarse la piedra, solo le había prestado atención al modo de ponerla en movimiento, pero no de detenerla.


ⓒ YEOWON MEDIA HANKOOK GARDNER CO. LTD

Al final la barca se hundió en el mar con la piedra de moler y el zapatero.

Así fue como la piedra de moler mágica fue a parar al fondo del mar en un lugar que nadie conoce. Y como nadie le dio la orden de detenerse, todavía sigue fabricando sal. 

Créase o no, dicen que es por esta razón que el agua de mar es tan salada.

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >