Menú principal Ver contenido
Go Top

Cultura

Kim Yu Jeong, “Sinvergüenzas”

#Páginas y Autores l 2022-11-15

Páginas y Autores

ⓒ Getty Images Bank

Tras abandonar su pueblo, la familia de Eung-chil tuvo que vivir mendigando en la calle. Pero cuando hasta eso se volvió difícil, decidieron separarse para hallar cada uno su manera de sobrevivir. 

Tras vagabundear por varias localidades, Eung-chil terminó convirtiéndose en un ladrón, y fue condenado cuatro veces por robos y apuestas. Sin hogar, sin tierras y sin familia, decidió ir a la aldea donde vivía su hermano menor Eung-oh, el único familiar que le quedaba y a quien echaba de menos. Pero la situación de Eung-oh tampoco era buena. 



Eung-oh era un granjero honesto. Con apenas treinta y un años, era considerado por los demás aldeanos como un joven ejemplar. 

Pero el problema era que últimamente no cosechaba arroz. Tanto el terrateniente como el oficial Kim, que le había prestado dinero, seguían exigiendole que cosechara los granos. 

-¿Qué sentido tendrá para mí la cosecha si mi mujer está a punto morir? –decía Eung-oh.  

응오는 진실한 농군이었다.

나이 서른하나로 무던히 철났다하고 동리에서 쳐주는 모범 청년이었다.

그런데 벼를 베지 않는 것이다.

지주든 혹은 그에게 장리를 놓은 김참판이든 뻔질 찾아와 벼를 베라 독촉하였다.


“계집이 죽게 됐는데 벼는 다 뭐지유” 


Su esposa estaba enferma, pero Eung-oh no podía comprar medicinas porque no tenía dinero. Debió haber cosechado el arroz, pero no lo hizo... ¿Por qué?

Cosechar el arroz que cuidó durante todo el año con tanta dedicación era sin duda un motivo para celebrar. Pero después de pagar al terrateniente por el uso de la tierra, liquidar el pago del fertilizante y de los intereses de la deuda con arroz cosechado, todo lo que le quedaba era el sudor de su espalda. Esa situación, más que ser triste le avergonzaba. Para él era realmente humillante volver a casa con el carro vacío, y mostrar a sus amigos que habían cultivado con él que volvía con las manos vacías. Eung-oh contuvo las lágrimas hasta que no pudo más.


응오의 아내가 지금 사정이매 틈은 없었다 하더라도 

돈이 놀아서 약을 못 쓰는 이판이니 벼라도 털어야 할 것이다.

그러면 왜 안 털었던가....


한 해 동안 알뜰히 가꾸던

그 벼를 걷어 들임은 기쁨에 틀림없었다.

그러나 지주에게 도지를 제하고, 장리쌀을 제하고, 색초를 제하고 보니

남는 것은 등줄기를 흐르는 식은땀이 있을 따름.

그것은 슬프다 하기보다 끝없이 부끄러웠다.

같이 털어주던 동무들이 뻔히 보고 섰는데

빈 지게로 덜렁거리며 집으로 돌아오는 건 진정 열적기 짝이 없는 노릇이었다.

참다 참다 응오는 눈에 눈물이 흘렀던 것이다.



Entrevista a la crítico literaria Jeon So Yeong: 

Los agricultores no podían encontrar ninguna esperanza en la agricultura por la dura relación entre arrendatarios y terratenientes bajo el régimen colonial japonés. A veces los granjeros buscaban una gran fortuna en juegos de azar ilegales, y bajo esa perspectiva tanto Eung-chil como Eung-oh son “unos sinvergüenzas”. Pero no solo esos hermanos, sino todos los agricultores coreanos de esa época, no tenían otra opción que delinquir para ganarse la vida, pues la situación no les permitía tener esperanza en el futuro.



Eung-chil golpeó de pronto las nalgas de su hermano menor con el garrote.

El hermano menor se cayó al suelo. Eung-chil lo golpeó en la rodilla y luego en la espalda, lo suficientemente fuerte como para retenerlo, hasta que Eung-oh quedó tendido en el suelo, llorando. Golpeó a su propio hermano por ira, pero al ver sus brazos magullados, se sintió incómodo.

Eung-chil escupió en el suelo y masculló que eso era lo que esperaba en la vida a un hombre desafortunado. Luego, levantó a su hermano y lo cargó sobre su espalda. 

-¿Cuándo crecerá? – pensó Eung-chil mientras exhalaba un gran suspiro de preocupación. Luego bajó la colina en silencio.


대뜸 몽둥이는 들어가 그 볼기짝을 후려갈겼다.


아우는 모로 몸을 꺾더니 시나브로 찌그러진다.

뒤미처 앞 정강이를 때렸다.

등을 팼다.

일어나지 못할 만큼 매는 내렸다.

체면을 불구하고 땅에 엎드려 엉엉 울도록 매는 내렸다.


홧김에 하긴 했으되 그 팔을 보니 또한 마음이 편할 수 없다.


침을 퉤, 뱉어 던지곤 팔자 드센 놈이 그저 그러지 별수 있냐.

쓰러진 아우를 일으켜 등에 업고 일어섰다.

언제나 철이 날는지 딱한 일이다.

속 썩는 한숨을 후- 하고 내뿜는다.

그리고 어청어청 고개를 묵묵히 내려온다.




Kim Yu Jeong nació en 1908 en Chuncheon, provincia de Gangwon, y falleció en 1937. Debutó como escritor con el relato corto “Chubasco” en 1933. 

Contenidos recomendados

Close

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobreeentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más >